Configuración de accesibilidad

Tamaño del texto

opciones de color

monocromo color discreto oscuro

Herramientas de lectura

Aislamiento regla
Un hombre atendiendo un vivero en la provincia de Kalimantan Oriental en Indonesia, como parte de un proyecto de reforestación. Imagen: ClimateVisuals.org, Michael Elko
Un hombre atendiendo un vivero en la provincia de Kalimantan Oriental en Indonesia, como parte de un proyecto de reforestación. Imagen: ClimateVisuals.org, Michael Elko

Un hombre atendiendo un vivero en la provincia de Kalimantan Oriental en Indonesia, como parte de un proyecto de reforestación. Imagen: ClimateVisuals.org, Michael Elko

Recursos

» Guía

Temas

Guía del periodista para investigar las compensaciones de carbono

Leer este artículo en

La “compensación de carbono” es una herramienta controvertida en la lucha contra el calentamiento global. La supervisión por parte de los periodistas es esencial y ya ha tenido un gran impacto. Es una tarea importante, aunque no sencilla. Pero hay muchas historias por desarrollar en todo el mundo, desde la escala local hasta las salas de juntas corporativas.

La compensación de carbono es posible cuando un proyecto que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero se convierte en un bien vendible: los “créditos de carbono”. Estos créditos pueden ser utilizados por el comprador para “compensar” sus propias emisiones.

El “mercado voluntario” de comercio de créditos de carbono creció rápidamente, pero luego atravesó una mala racha, en gran parte debido a dudas sobre la credibilidad de algunos de los proyectos subyacentes. El mercado voluntario funciona prácticamente sin regulación y con escasa transparencia, aunque puede haber reformas en el horizonte. Como resultado, las compensaciones de carbono están cada vez más bajo la lupa. Existen muchas oportunidades para el periodismo de investigación.

Se pueden realizar investigaciones en varios frentes: si los proyectos de compensación de carbono son válidos, quién se beneficia y quién no.

Es una historia verdaderamente internacional y existe potencial para la colaboración entre periodistas del Norte y del Sur Global. La mayoría de los proyectos de compensación se crean en el mundo en desarrollo, pero los créditos son vendidos y utilizados por empresas del mundo desarrollado. No sólo son responsables los creadores de compensaciones, sino también las empresas que las compran.

Esta guía de GIJN te explicará:

  • Parte 1: ¿Qué son las compensaciones de carbono?
  • Parte 2: Dónde y cómo investigar compensaciones.
  • Parte 3: Investigación de la validez de los proyectos de compensación y otras historias potenciales.

A lo largo del camino, señalaremos muchos recursos sobre el tema y brindaremos consejos de investigación.

Además, GIJN ha creado una lista de historias de investigación sobre compensaciones de carbono, consulta esta base de datos correspondiente.

Parte I: ¿Qué son las compensaciones de carbono?

El concepto básico de las compensaciones de carbono es bastante sencillo.

“En pocas palabras, las compensaciones de carbono implican que una entidad que emite gases de efecto invernadero a la atmósfera paga para que otra entidad contamine menos”, escribió Carbon Brief en Preguntas y respuestas en profundidad: ¿Pueden las “compensaciones de carbono” ayudar a combatir el cambio climático?

Empieza por plantar un árbol. Debido a que los árboles absorben y almacenan dióxido de carbono (CO2), plantar más de ellos puede compensar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). La cantidad de dióxido de carbono absorbido por los nuevos árboles puede cuantificarse, como crédito de carbono, y luego comprarse y venderse.

Cada crédito de carbono representa una tonelada métrica de emisiones de CO2 evitadas o eliminadas de la atmósfera. Si hay otro gas de efecto invernadero involucrado, como el metano, se calcula un “equivalente de dióxido de carbono”, basado en el potencial de calentamiento global del otro gas de efecto invernadero.

Los proyectos de compensación tienen muchas formas y tamaños. Algunos otros incluyen: introducir cocinas más limpias, utilizar técnicas agrícolas más sostenibles, generar más energía con energía solar y eólica y prevenir fugas de metano.

Los proyectos de conservación de los bosques, denominados REDD+ (Reducción de Emisiones causadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques, en países en desarrollo), son el tipo más común de proyecto de compensación. Los proyectos REDD+ se basan en el supuesto de que un bosque habría sido talado si no estuviera protegido.

Un gráfico visual que explica cómo funcionan los mercados voluntarios de carbono. Imagen: Captura de pantalla, Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente

Cuantificar el valor de las compensaciones para reducir las emisiones de carbono es muy complejo. Las evaluaciones dependen de predicciones sobre la naturaleza, la tecnología y los humanos. Por lo tanto, la medición de dichas variables es fundamental para una evaluación precisa de las compensaciones. Hay múltiples factores involucrados.

Incluso en el caso de la reforestación, por ejemplo, las variables incluyen no sólo el número de árboles plantados, sino también el tipo de árboles, su tasa de crecimiento, su esperanza de vida y el riesgo de que sean talados o mueran prematuramente. En una palabra, ¿el esfuerzo será permanente durante la vida útil de la compensación, que a menudo dura décadas?

Otro grado de complejidad surge cuando los proyectos de compensación se crean para no hacer algo perjudicial para el medio ambiente, como proteger un bosque. Evaluar esto significa abordar cuestiones tales como si el bosque realmente estaba bajo riesgo de ser talado.

Hay algo de jerga que aprender. Para ser un crédito de compensación legítimo, los beneficios logrados por tales proyectos deben ser “adicionales”, lo que significa que la reducción de las emisiones de CO2 no se habría producido sin el proyecto. Esto se conoce como “adicionalidad”.

Además, es necesario considerar el panorama más amplio. Si se salva un bosque, ¿aumentará eso la tala en otro bosque? Esto se conoce como «fuga». Estos conceptos deben explicarse claramente en contexto.

Una nota de estilo: “créditos de carbono” se refiere al producto comercializable, un activo vendible. “Proyectos de compensación” es el término habitual para designar la actividad en la que se basan los créditos. Los compradores pueden o no utilizar los créditos para “compensar” sus propias emisiones (compensación).

Materiales de recursos sobre compensaciones de carbono

Para una educación más profunda sobre las compensaciones, aquí hay algunos recursos excelentes.

Carbon Brief creó un extenso paquete de materiales explicativos, incluido un glosario.

El mercado voluntario de carbono en la India: ¿se benefician las personas y el clima?, del Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente (CSE, por sus siglas en inglés) incluye muchos antecedentes y estudios de casos que brindan orientación práctica para la investigación.

La Guía de compensación de carbono proviene de Carbon Offset Research and Education (CORE), una iniciativa del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (SEI, por sus siglas en inglés) y el Instituto de Gestión de Gases de Efecto Invernadero (GHGMI, por sus siglas en inglés).

Explicación de AP: Los créditos de carbono forestal tienen como objetivo compensar la contaminación, de Associated Press.

La Guía definitiva para la compensación de carbono por Ecostat, una de las muchas empresas que compra y vende créditos de carbono.

Explicación del mercado de crédito voluntario de la Alianza por el Clima y el Uso de la Tierra.

¿Qué es REDD+? De la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

De la crisis a la confianza: repensar la integridad en el mercado voluntario de carbono, informe de la Fundación Compensate. Otro informe de Compensate cubre lo que los nacientes mercados de biodiversidad pueden aprender del mercado voluntario de carbono.

2023 All In on Climate: The Role of Carbon Credits in Corporate Climate Strategies, un informe de Ecosystem Marketplace.

La naturaleza como solución climática crítica: rompiendo los mitos en torno a las soluciones basadas en la naturaleza, un informe de Nature4Climate.

Transparencia en el desarrollo de créditos de carbono, una serie de cuatro partes de Climco.

Harvard Business Review, un resumen conciso.

Motivaciones para usar y crear compensaciones

Hay muchas razones por las que se crean proyectos de compensación de carbono y se compran y venden los créditos de compensación resultantes. Y hay muchas partes involucradas.

La guía de GIJN se centra en cómo investigar el “mercado voluntario de carbono (MVC), el mercado del sector privado en el que las compensaciones son la moneda.

Muchas personas encuentran los créditos de carbono como una forma de compensar el impacto climático de sus viajes en jet comercial. Imagen: Imágenes climáticas, dsleeter_2000

Muchas personas encuentran los créditos de carbono como una forma de compensar el impacto climático de sus viajes en jet comercial. Imagen: Imágenes climáticas, dsleeter_2000

A nivel personal, si realizas un vuelo comercial, es posible que desees “compensar” el CO2 emitido durante tu viaje por el avión al quemar combustible. Puedes hacerlo comprando un crédito de compensación equivalente a la cantidad de CO2 que generaste al volar. En teoría, su compra neutraliza el impacto climático negativo.

Probablemente lo comprarás a un intermediario, un revendedor de créditos de carbono, pero el proyecto de compensación probablemente fue creado por otra parte, como la persona/entidad que plantó los árboles o que recibió el pago por plantarlos. Nota: la mayoría de los desarrolladores de proyectos de compensación tienen fines de lucro. Si bien las compensaciones pueden crearse en cualquier lugar, la mayoría se originan en el mundo en desarrollo.

A los críticos les preocupa que las corporaciones, incluidas las de la industria de los combustibles fósiles, estén utilizando créditos de carbono para evitar reducir sus propias emisiones. En otras palabras, las compensaciones de carbono pueden implicar pagar a otros para justificar que todo siga igual. Esta perspectiva se describe en un informe sobre el “lavado verde” corporativo de NBC, elaborado en asociación con Rainforest Investigations Network del Centro Pulitzer.

Algunos críticos abogan por un “enfoque de contribuciones” que resta importancia al valor de las compensaciones, siguiendo los Principios de compensación de Oxford, que comienzan con el objetivo de “Priorizar la reducción de las propias emisiones”.

Mercado no regulado

El mercado, conocido como mercado voluntario de carbono (MVC), está en gran medida desregulado. No existe un sistema centralizado para la evaluación de compensaciones. Sin embargo, existen los llamados organismos de validación y verificación (OVV), que son entidades de terceros contratadas por los promotores para examinar sus compensaciones declaradas.

El crecimiento de este mercado de compensaciones ha sido rápido últimamente. En 2021, su valor se estimaba en 2.000 millones de dólares. Y según un informe de 2023 publicado por Shell y el Boston Consulting Group, el mercado voluntario mundial podría alcanzar un valor de entre 10.000 y 40.000 millones de dólares en 2030.

Los proyectos de compensación de carbono están certificados por «registros» de carbono. Un registro dominante, Verra, y otros tres constituyen la mayor parte del mercado. Los registros utilizan metodologías cuantitativas, a veces llamadas protocolos, para validar las compensaciones que se les presentan.

El grado de validez de estas metodologías es un punto clave de controversia y un tema de investigación para los periodistas. Por ejemplo, una investigación de The Guardian a principios de 2023 concluyó que más del 90% de los “proyectos relacionados con los bosques validados por Verra no representaban auténticas reducciones de carbono”. Estas críticas han reducido las valoraciones de créditos específicos y han afectado negativamente al mercado en general.

Una vez mercantilizados, los créditos son comprados, generalmente por grandes corporaciones. Las empresas pueden comprar créditos para ayudarlas a alcanzar una meta de reducción neta de cero emisiones o para reforzar sus credenciales ecológicas.

Los corredores (como South Pole, ClimatePartner, Xpansiv, Carbon Neural Group y myclimate) conectan a los desarrolladores con los compradores. Esta lista es variada y creciente. Existen consultores para ayudar a los compradores. Las plataformas comerciales y los mercados, como Carbon Trade Exchange, también actúan como intermediarios. Las críticas sobre la calidad de determinadas compensaciones han llevado a algunas empresas a reducir sus compras. (Para conocer mejor este mundo, lea el artículo de Heidi Blake en el New Yorker, La gran estafa del dinero por carbono).

Además, hay poca transparencia de precios para créditos de compensación específicos. Las ventas suelen incluir cláusulas de confidencialidad. Carbon Market Watch publicó un informe en 2023 que revela que “el 90 por ciento de los intermediarios investigados no revelaron las tarifas exactas que cobraron y/o los márgenes de beneficio que obtuvieron”.

El mercado determina el valor de las compensaciones, y los precios (que han caído últimamente) dependen de factores como la demanda, la oferta, la ubicación y el tipo de compensación.

Es más, una compensación puede comercializarse varias veces, pero una vez que un comprador la cuenta para su objetivo voluntario o vinculante de emisiones, la compensación se “retira” y no se puede volver a utilizar. (Se asignan números de serie a cada compensación verificada). Los registros registran las bajas.

Sin embargo, no hay obligación de decir en nombre de qué empresa se ha retirado la compensación.

El mercado de crédito voluntario, en entredicho

Se prevé que el tamaño del mercado voluntario de carbono (MVC), se expandirá sustancialmente, a pesar de una caída en los precios del crédito que se atribuye ampliamente a preocupaciones sobre la calidad. Hasta enero de 2024 se han registrado más de 27.000 proyectos, según AlliedOffsets.

El informe anual de 2023 de Ecosystem Marketplace, una iniciativa sin fines de lucro del grupo sin fines de lucro Forest Trends, lo resume en su análisis del mercado. «Durante los últimos 10 meses, hemos observado fuertes señales de condiciones deprimidas en el mercado para las ventas de carbono en 2023», afirmó. «Si bien algunos podrían referirse a esto como un ‘estancamiento’ del mercado, nosotros interpretamos que los factores y motores circundantes indican una necesaria ‘reagrupación’ antes de una anticipada ‘aceleración hacia adelante’.»

La estimación de crecimiento del mercado para 2030 antes mencionada realizada por BCG y Shell fue reforzada por un análisis de BloombergNEF de 2024 que concluye que si se restablece la confianza en los mercados de créditos de carbono, los precios podrían alcanzar los 238 dólares por tonelada, generando un valor de mercado de más de 1,1 billones de dólares anuales para 2050. Hay muchos análisis de mercado en curso que pueden encontrarse por parte de corredores y otros. Consulta El estado de los créditos de carbono 2023 de Sylvera y el Estado del mercado voluntario de carbono 2023 de Carbon Direct. El Banco Mundial también ha publicado un análisis exhaustivo del panorama de las compensaciones: Estado y tendencias de la fijación de precios del carbono 2023.

Lo que más importa desde la perspectiva de un investigador climático no es el nivel de comercio, sino el volumen de créditos emitidos y retirados.

Mujeres plantando árboles en un vivero en Camerún como parte de un proyecto de repoblación forestal. Imagen: ClimateVisuals.org, Ollivier Girard/CIFOR

Mujeres plantando árboles en un vivero en Camerún como parte de un proyecto de repoblación forestal. Imagen: ClimateVisuals.org, Ollivier Girard/CIFOR

Para su información: existen otros dos sistemas

Hay otros dos mercados a tener en cuenta además del mercado voluntario.

El primero de ellos son los mercados de «cumplimiento», que existen gracias a los sistemas obligatorios de comercio de derechos de emisión con fijación previa de límites máximos creados por los gobiernos nacionales y subnacionales.

Bajo tales regímenes, las empresas en sectores designados deben cumplir objetivos y asignaciones de reducción de emisiones específicas o enfrentar sanciones. Sin embargo, aquellos cuyas emisiones están por debajo de sus permisos pueden vender créditos de compensación a aquellos que de otro modo no cumplirían el objetivo. Un ejemplo es el Régimen de comercio de emisiones de la Unión Europea. (Para obtener más información sobre este mercado, consulta esta explicación de la Asociación Internacional para la Acción del Carbono, un foro para autoridades públicas y gobiernos. Y este recurso del Banco Mundial). Hay posibilidades de informar en esta área. Por ejemplo, un informe de Carbon Market Watch de 2023 sobre el sistema de la UE, que describe “qué empresas tienen la mayor huella de carbono en la UE, quiénes recibieron la mayor cantidad de permisos de contaminación gratuitos y qué sectores no están cumpliendo sus promesas de descarbonización”.

Una segunda categoría de comercio implica tratos internacionales directamente entre gobiernos individuales.

Funciona así. Un país, normalmente un país desarrollado, invierte en proyectos de compensación en otro país, normalmente un país en desarrollo. El país comprador utiliza las compensaciones para cumplir sus objetivos nacionales de reducción de carbono. Estos se denominan Resultados de Mitigación Transferidos Internacionalmente (ITMO, por sus siglas en inglés).

Anteriormente, los acuerdos bilaterales entre países eran supervisados por el Mecanismo de Desarrollo Limpio de la ONU. Sin embargo, el sistema MDL expiró en 2020. Aún así, casi 8.000 proyectos permanecen en su registro y muchos todavía están activos. El Registro del MDL se puede buscar por país en “búsqueda avanzada”. Hay más información en el sitio web del MDL, incluidos muchos más detalles sobre las metodologías. (Consulta también esta sección de la guía Carbon Brief). El Wall Street Journal de 2022 escribió sobre el uso continuo de los créditos MDL.

Por el momento, todavía se están llevando a cabo acuerdos bilaterales de compensación de carbono, a pesar de que las reglas y planes de la ONU para un nuevo régimen de registro todavía están bajo negociación. El grado de transparencia que se debería exigir sobre estos acuerdos únicos fue una importante fuente de desacuerdo durante las reuniones de la COP28 en Dubái a finales de 2023.

Durante este período de limbo regulatorio, se están realizando algunos acuerdos bilaterales sorprendentes.

En un acuerdo controvertido, Liberia dijo que otorgará derechos exclusivos sobre aproximadamente el 10% del país a una empresa privada emiratí que planea comercializar créditos de carbono obtenidos de proyectos de conservación o reforestación. (Consulta la cobertura detallada de Le Monde sobre este acuerdo).

Sin embargo, rara vez se hace pública toda la letra pequeña de estos acuerdos bilaterales de créditos de carbono. Por ejemplo, Suiza y Ghana han cerrado varios acuerdos sin revelar los beneficios financieros para cada parte, gestionándolos a través de un acuerdo no público con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Sin embargo, otros detalles sobre los proyectos están disponibles en el sitio web del gobierno suizo. La validez del acuerdo entre Suiza y Tailandia para invertir en autobuses eléctricos fue cuestionada en una investigación de Alliance Sud y Fastenaktion.

El Banco Mundial y otras instituciones financieras también están entrando en acción. A finales de 2023, el Banco anunció planes para patrocinar proyectos forestales en 15 países que generarían unos 2.500 millones de dólares previstos para las comunidades participantes. (Véase este informe de Bloomberg.) El Banco Asiático de Desarrollo y sus socios utilizarán créditos de carbono en un programa para reducir la dependencia del carbón.

Muchas oportunidades de investigación

Una historia importante se refiere a si una compensación en particular es válida. En otras palabras, ¿logrará los resultados beneficiosos que se le atribuyen?

Debido a que los beneficios proyectados se basan en suposiciones y modelos complejos, es necesario profundizar en los detalles de estos acuerdos y mercados, lo que puede requerir ayuda científica experta.

El proyecto Carbono Opaco reunió a 13 medios de comunicación de América Latina para analizar los mercados de créditos de carbono en la región

El proyecto Carbono Opaco reunió a 13 medios de comunicación de América Latina para analizar los mercados de créditos de carbono en la región.

Sin embargo, hay muchas otras historias posibles para explorar. Éstas incluyen:

  • ¿Se consultó e involucró a las comunidades locales, incluidas las poblaciones indígenas, en la creación del proyecto?
  • ¿Quién creó el proyecto?
  • ¿Quién se beneficia del proyecto? La cadena de desarrolladores, corredores y otros intermediarios puede ser compleja.
  • ¿Deberían los mercados de compensación de carbono estar sujetos a un mayor control gubernamental? Esto ha sucedido de diversas maneras en Zimbabwe, Papua Nueva Guinea, Honduras e Indonesia. Hay esfuerzos surgiendo también en otros lugares.
  • ¿Qué empresas y bancos están invirtiendo (o desinvirtiendo) en compensaciones de carbono?

La colaboración en este tema puede ser útil debido a su complejidad y porque muchos de los proyectos se originan en el Sur Global pero se venden en el Norte Global. Un ejemplo notable de América Latina: 13 medios de comunicación organizaron el proyecto Carbono Opaco para investigar cómo una empresa colombiana buscaba “monopolizar el negocio de los créditos de carbono en la región”.

Parte II: Dónde encontrar información sobre las compensaciones de carbono

Los puntos de partida para las investigaciones de compensaciones de carbono incluyen:

  • ¿Qué proyectos de compensación existen en su país?
  • ¿Qué proyectos de compensación está utilizando una empresa en particular?

También puede surgir información local sobre proyectos en tu país, ya que a veces los promotores de compensaciones o los gobiernos individuales anuncian nuevos acuerdos.

Algunas empresas que utilizan compensaciones también pueden anunciar públicamente algunos acuerdos de compensación. Busca en los sitios web de las empresas documentos sobre sus esfuerzos contra el cambio climático.

A veces, los anuncios corporativos presumen una compensación como una forma de pulir su marca.

La ONG Carbon Data Project publica los resultados de un cuestionario sobre cambio climático dirigido a empresas, algunas de las cuales revelan detalles sobre su uso de créditos de carbono.

Los documentos legales son otra posible fuente. Algunas empresas han sido demandadas por utilizar compensaciones supuestamente ilegítimas. Las empresas que utilizaban tierras públicas en el Amazonas para beneficiarse de la venta de créditos de carbono fueron demandadas por funcionarios del estado brasileño de Pará. Mantente atento a las demandas que cuestionan la validez de las compensaciones. Se han presentado demandas de este tipo contra grandes corporaciones como Shell y Delta, entre otras. Algunas empresas han abandonado las compensaciones cuando su credibilidad se ha visto cuestionada. (Ve este artículo en el Carbon Herald).

Pero incluso si los proyectos no se promocionan públicamente, la información sobre ellos debería estar disponible a través de las organizaciones que registran las compensaciones.

Comprobación de bases de datos de registros

Las compensaciones voluntarias están certificadas por cuatro “registros” principales.

Todos los registros disponen de bases de datos públicas en las que se puede buscar información sobre las compensaciones que han certificado y los proyectos en curso. Verra también invita al público a hacer comentarios y los publica.

Es posible buscar los registros por país. Por ejemplo, una búsqueda reciente en Verra para Ghana generó 13 proyectos.

Sin embargo, la usabilidad de los sitios varía considerablemente. Un usuario los llamó «peculiares».

El Proyecto de Comercio de Carbono de la Universidad de California en Berkeley ha consolidado toda la información de los cuatro principales registros (ACR, CAR, Gold Standard y VCS) en una única base de datos. Sin embargo, la base de datos de Berkeley solo se actualiza periódicamente, así que verifica cuándo se realizaron las últimas adiciones y, si no aparece un proyecto allí, verifica los registros individuales.

Una vista aérea de una zona deforestada en el área de conservación Ñembi Guasu en el parque nacional más nuevo de Bolivia. En lengua guaraní, Ñembi Guasu significa “el gran refugio”. Imagen: ClimateVisuals.org, Marcelo Pérez del Carpio

Una vista aérea de una zona deforestada en el área de conservación Ñembi Guasu en el parque nacional más nuevo de Bolivia. En lengua guaraní, Ñembi Guasu significa “el gran refugio”. Imagen: ClimateVisuals.org, Marcelo Pérez del Carpio

Comenzar el rastreo de documentos

Las páginas del registro incluyen documentos descriptivos, a veces extensos, sobre cada compensación y su desarrollador. La terminología puede resultar complicada, pero es un punto de partida esencial.

Para comenzar, debes leer todos los documentos del proyecto. Estos podrían incluir:

  • Los documentos de Diseño de Proyecto (PDD, por sus siglas en inglés), que pueden ser largos, con ecuaciones matemáticas.
  • Informes de organismos de validación y verificación (OVV), entidades de terceros contratadas por los desarrolladores.
  • Informes de seguimiento.

Debido a que los registros tienen requisitos diferentes, los documentos publicados pueden variar. Las mejores guías sobre lo que debería estar disponible son las creadas por los registros. Por ejemplo, Verra tiene una Guía de usuario del registro y un Manual de Validación y Verificación.

Además, según advirtieron los expertos, el registro del documento puede estar incompleto. El proyecto Berkeley mencionado anteriormente ha criticado públicamente a los registros por no requerir la publicación de los datos necesarios para que los analistas reproduzcan completamente los cálculos crediticios. Pero a menudo hay mucha información para empezar.

Seleccionar la mejor información

¿Qué buscas sobre proyectos?

En cuanto al proyecto en sí, hay una lista de preguntas básicas por explorar.

  • ¿Cuáles son los objetivos declarados del proyecto?
  • ¿Dónde está ubicado el proyecto?
  • ¿Cuáles son los mecanismos para lograr los objetivos? (Los detalles son importantes.)
  • ¿Qué líneas de base se establecieron sobre las condiciones actuales y proyectadas?
  • ¿Cuáles son los supuestos científicos y las metodologías que subyacen a las proyecciones?
  • ¿A quién pertenece el terreno involucrado?
  • ¿Estuvo involucrada la comunidad local?
  • ¿Se está beneficiando financieramente la comunidad local?
  • ¿Cómo se realizó y documentó la certificación?
  • ¿Qué seguimiento se ha realizado, si lo hay, y qué seguimiento se realizará?
  • ¿Quiénes fueron/son los monitores?
  • ¿Qué tan bueno fue su trabajo?
  • ¿Los auditores hicieron trabajo de campo, es decir, visitaron el sitio?
  • ¿Está involucrado el gobierno, a nivel nacional o subnacional?

Las respuestas podrían alimentar muchas investigaciones posibles sobre la credibilidad del proyecto, sus efectos y quiénes se benefician.

Parte III: Investigando la validez de los proyectos de compensación y sus resultados

Una de las principales vías de investigación se refiere a la validez del proyecto. Como ya se ha señalado, hay muchas preguntas que hacer.

¿Qué estás buscando?

  • Supuestos iniciales: ¿Era correcta la línea de base? Por ejemplo, ¿cuántos árboles existían al principio?
  • Evidencia de que el proyecto está funcionando según lo planeado: ¿Se están plantando árboles, instalando paneles solares y entregando estufas?
  • Evidencia de que las proyecciones no se mantienen, o no se mantendrán en el tiempo (permanencia), incluso debido a eventos inesperados, como incendios forestales.
  • Resultados inesperados, como un mayor pastoreo fuera de las zonas donde ahora está prohibido.
  • ¿Quién se beneficia?
  • ¿Se está beneficiando la comunidad local?

Parte de esta investigación puede requerir encontrar expertos en la ciencia en cuestión (más sobre esto más adelante), pero parte de la investigación de verificación puede ser realizada por periodistas que hagan trabajo de campo o utilicen imágenes aéreas (más sobre esto también).

Paneles solares siendo instalados en Sri Lanka. Imagen: ClimateVisuals.org, Dominic Sansoni

Paneles solares siendo instalados en Sri Lanka. Imagen: ClimateVisuals.org, Dominic Sansoni

Existe una amplia gama de potenciales  fuentes.

  • Científicos (cada vez hay más especialistas en compensaciones).
  • Grupos ambientalistas (locales y nacionales).
  • Informes sobre compensaciones específicas.
  • Imágenes y mapas de satélite.
  • Visitas al sitio.
  • Personas afectadas.
  • Expertos en compensación climática.
  • Oficiales del gobierno.
  • Ex funcionarios de bancos y corporaciones, que pueden tener preocupaciones sobre el cambio climático.
  • Los compradores de compensaciones, que pueden haber realizado la debida diligencia.
  • Organizaciones que califican compensaciones.
  • Ex empleados de los patrocinadores, los corredores y los registros.

Una mirada a los fundamentos metodológicos

Es importante comprender que los expertos pueden no estar de acuerdo sobre la validez de determinadas compensaciones de carbono. Estos debates pueden volverse técnicos y difíciles de seguir para los profanos, pero entrar en la maleza es fundamental.

Los registros dependen de metodologías basadas en la investigación. Pero otros pueden no estar de acuerdo con la investigación en la que se basan. La ciencia en esta área es dinámica. Esto ha dado lugar a algunas disputas polémicas. Los periodistas que a menudo han trabajado con científicos y grupos de expertos para investigar historias a veces se han visto atrapados en el fuego cruzado. Verra, por ejemplo, ha defendido firmemente sus metodologías.

Por ejemplo, una investigación del ya mencionado Berkeley Carbon Trading Project, publicada en septiembre de 2023, encontró una “sobreacreditación generalizada” de los proyectos de conservación de la selva tropical. Berkeley cuestionó las estimaciones de Verra basándose en la literatura científica publicada y en las evaluaciones de sus propios proyectos. (Carbon Market Watch, que financió el informe de Berkeley, presentó posteriormente una queja formal a Verra. Aún está pendiente de respuesta).

“El mercado de compensación está estructurado para un exceso de crédito porque todos los involucrados en la creación de créditos de compensación se benefician de más créditos”, según Barbara Haya, directora del Berkeley Carbon Trading Project, en un seminario web patrocinado por Carbon Brief el 28 de septiembre de 2023.

Ha habido otros artículos centrados en Verra (y cuestionando sus metodologías) en los que periodistas han colaborado con científicos y ONG. Verra ha cuestionado estos artículos.

En septiembre de 2023, The Guardian se asoció con la ONG Corporate Accountability en una investigación que concluyó que “la mayoría de los proyectos de compensación más grandes que han vendido más créditos de carbono son ‘probablemente basura’”. La metodología de clasificación se describe de manera general, pero hay más detalles en Guía rápida de metodología del artículo..

Como se mencionó anteriormente, una investigación de The Guardian de enero de 2023, en asociación con el semanario alemán Die Zeit y el grupo de investigación sin fines de lucro SourceMaterial, concluyó que más del 90% de las compensaciones de carbono de la selva tropical de Verra no tenían valor. (Ve la respuesta de Verra a The Guardian). Es de destacar que en noviembre de 2023, Verra emitió nuevas directrices para evaluar proyectos forestales. (Según lo informado por Carbon Credits. Consulta también este artículo de Mongabay).

Para informar sobre proyectos específicos, sería ideal encontrar fuentes expertas que puedan ayudar a navegar las metodologías utilizadas para evaluar proyectos.

Sin embargo, la mayoría de proyectos específicos no habrán sido estudiados específicamente. Busca expertos que hayan examinado proyectos similares. La búsqueda en la literatura científica es una forma de localizar estudios y expertos relevantes. Se han escrito artículos académicos no sólo sobre compensaciones basadas en proyectos forestales, sino también sobre otras acciones, como cocinas mejoradas. Un estudio crítico sobre los créditos de carbono de las estufas fue el tema de otro artículo en The Guardian.

No pases por alto a los científicos, naturalistas y activistas ambientales locales como voces clave a incluir.

Un atajo para sospechosos: las agencias de calificación

Cada vez más, los proyectos de compensación son evaluados por empresas que califican las compensaciones y venden su experiencia y datos propios a compradores y otros participantes del mercado.

Algunas empresas de calificación hacen públicas sus evaluaciones. Es posible que estén abiertas a compartir datos y conceder entrevistas a periodistas, aunque cualquier disposición a ayudar probablemente se hará caso por caso.

Las agencias de calificación incluyen:

Sus calificaciones, a veces puntuaciones con letras, se basan en sus propios marcos. Investigar sus metodologías puede brindarte consejos sobre cómo realizar tus propias evaluaciones. Se puede encontrar algo de información sobre sus enfoques en sus sitios web. Por ejemplo, un documento técnico de Sylvera describe las preguntas que plantea sobre diversos tipos de proyectos. Sin embargo, sus sistemas de calificación varían ampliamente y un experto contactado para esta guía los criticó como “súper confusos”.

En 2023, Carbon Market Watch realizó una evaluación comparativa de estas agencias. El resultado, Calificando a los calificadores: Evaluación de la calidad de las agencias de calificación de créditos de carbono, concluye que «los enfoques para calificar la calidad de los créditos de carbono están, en general, bien pensados, aunque todavía hay margen de mejora». Caylax Global recibió la mejor calificación, con una puntuación satisfactoria en cinco de nueve categorías.

Véase también un artículo sobre las agencias de calificación elaborado por Perspectives Climate Group, que realizó el estudio de Carbon Market Watch. Perspectives, que asesora a los compradores, señaló: «La cautela está especialmente justificada cuando el mismo proyecto obtiene calificaciones muy dispares de distintas agencias».

Un artículo de Green Biz se tituló: «Estos nuevos servicios son como Consumer Reports, pero para compensaciones de carbono».

Sin embargo, varios periodistas advirtieron que las calificaciones son sospechosas. Uno de ellos señaló el obvio conflicto de intereses en juego, ya que los clientes de estas agencias son los principales contaminadores y, por lo tanto, existe un incentivo para exagerar el impacto de estos esquemas de compensación.

Hay otras fuentes potenciales.

  • Net Zero Marketplace, que proporciona información sobre algunas de las mayores compensaciones de carbono, incluidas las puntuaciones de las empresas de calificación.
  • Allied Offsets tiene una base de datos de más de 500 empresas de eliminación de dióxido de carbono (CDR, por sus siglas en inglés) en todo el mundo y está abierta a consultas de los periodistas. Allied Offsets produce informes de mercado periódicos.
  • La Guía de Integridad de Créditos de Bosques Tropicales, creada por ocho grupos conservacionistas e indígenas, está destinada a “las empresas interesadas en comprar créditos de carbono en el mercado voluntario de carbono para diferenciar entre créditos de carbono forestales por impacto, calidad y escala”.

Usando imágenes de satélite

Se pueden escribir algunas buenas historias sin cuestionar las metodologías de los registros.

Particularmente para historias sobre compensaciones de reforestación, las imágenes satelitales u otras imágenes aéreas pueden proporcionar evidencia importante sobre los resultados del proyecto. Pueden responder preguntas como: ¿Qué proporción de la tierra afectada estaba cubierta de bosques antes de que comenzara el proyecto en comparación con la actual?

Las imágenes satelitales fueron clave para las investigaciones de compensación de carbono realizadas por Climate Change News y Associated Press.

La selección de una fuente de imágenes probablemente dependerá de la ubicación. A continuación se muestran algunos de los mejores lugares para encontrar imágenes.

Consulta también la Guía de recursos para encontrar y utilizar imágenes satelitales de GIJN.

Los gobiernos nacionales y subnacionales y las ONG pueden tener imágenes aéreas, mapas e informes. Además, busca científicos e investigadores locales que puedan estar centrados en el área del proyecto. No pases por alto el conocimiento local. Recuerda que los datos satelitales proporcionarán sólo una parte de la imagen. Cualquier investigación aún necesita integrar información sobre el modelado y los resultados proyectados.

El trabajo de campo sigue siendo muy importante

Las visitas a los sitios del proyecto han resultado valiosas por diversas razones.

En primer lugar, existe la oportunidad de aprovechar la sabiduría local sobre la zona, sus tradiciones y su gente. Las fuentes pueden ser no sólo los líderes y políticos de las comunidades locales, sino también madereros, agricultores, revendedores y naturalistas. Recuerde que algunos de los involucrados tendrán intereses personales, financieros o políticos.

En segundo lugar, las comunidades locales pueden estar cosechando o no los beneficios de la venta de compensación. La desigualdad en el poder de negociación entre los creadores de compensaciones y las comunidades indígenas, además de la falta de consulta, a veces ha resultado en proyectos cuestionables y una distribución inequitativa de las ganancias.

Cuando las compensaciones se revenden, es posible que el aumento resultante en el valor de la compensación no se traspase a la comunidad local. Por ejemplo, véase esta investigación en Colombia de Andrés Bermúdez Liévano. De manera similar, una exposición de Carbono Opaco de 2024 reveló que una comunidad indígena en los bosques andinos de Colombia solo se enteró después del hecho de un programa de créditos de carbono en su región que supuestamente beneficiaba a su comunidad.

Existe potencial colaborativo

Los informes sobre los créditos de carbono deberían ser un terreno fértil para la colaboración transfronteriza y entre periodistas.

Muchos créditos se basan en acciones en el Sur Global y son adquiridos por entidades del Norte Global. Los periodistas de los países desarrollados, que tal vez informan sobre compensaciones compradas por una empresa, deberían considerar la colaboración con periodistas familiarizados con el lugar, quienes podrían realizar visitas al sitio e investigar a los actores locales. Los esfuerzos cooperativos también pueden ayudar porque los equipos pueden compartir los retos de comprender un tema a menudo complejo.

El proyecto Carbono Opaco, mencionado anteriormente, es una red organizada por el Centro Latinoamericano de Investigación Periodística

(CLIP) para fomentar la información sobre las compensaciones de carbono. Participan unos 20 periodistas de 13 medios de comunicación y ocho países diferentes. Comparten experiencia, fuentes, conocimientos y publicaciones.

“Mi opinión es la siguiente: el mercado de carbono es tan complejo técnicamente y tiene una curva de aprendizaje tan pronunciada que la única manera de acortarla para los periodistas es trabajar juntos”, dijo Andrés Bermúdez Liévano, un periodista de CLIP que informó sobre cómo Delta Airlines compró varias veces compensaciones de carbono de un proyecto problemático.

“Yo diría que nuestro trabajo ha descubierto principalmente tres tipos de problemas: problemas en proyectos de carbono específicos (principalmente Redd+ pero comenzando ahora en otros nichos del mercado de carbono), problemas en actores específicos de la cadena de valor del carbono (incluidos varios conflictos de intereses) y problemas sistémicos en nuestros mercados nacionales”, añadió.

Bermúdez Liévano dijo que su grupo ha revelado numerosos problemas al informar sobre este tema. Estos incluyen posibles violaciones de derechos de las comunidades étnicas, acceso insuficiente a la información del proyecto, afirmaciones falsas sobre los impactos de la deforestación, problemas con las metodologías de certificación y doble conteo de créditos.

“Hemos tenido un impacto alto en los círculos ambientalistas especializados y bajo en las audiencias mayoritarias”, destacó Bermúdez Liévano. Pero a pesar de la falta de un mercado masivo para estas investigaciones, señaló que sus artículos han sido citados en decisiones judiciales sobre proyectos que son llevados a los tribunales por las comunidades.

Uno de los mayores desafíos que enfrentan los periodistas, advirtió, es “la intimidación legal y el acoso por parte de los actores del mercado de carbono”. Advirtió que es importante buscar comentarios de los involucrados y hacer una revisión legal exhaustiva de las historias. «Nunca antes me había topado con un sector tan agresivo en mis reportajes».

El periodista de CLIP Andrés Bermúdez Liévano investigó la compra de créditos de carbono sospechosos por parte de Delta Airlines. Imagen: Captura de pantalla, CLIP (ilustración: Miguel Méndez)

El periodista de CLIP Andrés Bermúdez Liévano investigó la compra de créditos de carbono sospechosos por parte de Delta Airlines. Imagen: Captura de pantalla, CLIP (ilustración: Miguel Méndez)

Investigando a los desarrolladores

Una línea de investigación clave concierne a los promotores de cualquier proyecto de compensación. Pueden ser empresarios, intermediarios y (con menor frecuencia) comunidades locales. Mucha gente se está aventurando en este espacio. Ellos también tienen incentivos para aumentar el valor del trato, para «sobreacreditar». Pocos son transparentes sobre sus honorarios.

Qué buscar al investigar este grupo.

  • Las credenciales del desarrollador.
  • Otros proyectos en los que participa el desarrollador.
  • Cualquier historial con otros proyectos.
  • Otros intereses comerciales.
  • Relaciones con otras empresas.
  • Relaciones con funcionarios del gobierno.
  • Posibles conflictos de intereses.

Consulta también esta lista de verificación de preguntas para compradores de compensaciones de un informe de Carbon Market Watch. Otro informe de Carbon Market Watch señala que las cláusulas para compartir los beneficios con las comunidades locales no son frecuentes y a menudo no se cumplen.

Otra información clave que debes buscar al cubrir estos acuerdos.

  • Registros gubernamentales.
  • Registros de propiedad.
  • Registros legales (busca especialmente demandas que involucren otros créditos).
  • Búsquedas en línea.
  • Medios de comunicación social.
  • Artículos de medios.
  • Hablar con las personas afectadas.
  • Trabajo de campo hasta el sitio del proyecto.

Estudio de caso: Lecciones de investigación de la India

El proceso de investigación de las compensaciones de carbono que se describe en el siguiente vídeo de YouTube proviene de Sunita Narain, directora general del Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente (CSE, por sus siglas en inglés), una organización de investigación y defensa del interés público con sede en Nueva Delhi. La exposición de CSE de 2023 reveló los “defectos ocultos del mercado voluntario de créditos de carbono, lo que plantea dudas sobre su eficacia en la lucha contra el cambio climático”. Narain habló durante un seminario web de GIJN sobre cambio climático el 6 de febrero (la parte relevante comienza a las 56:00).

Los gobiernos exploran la regulación

El interés del gobierno en las compensaciones está creciendo, lo que sugiere que los legisladores y reguladores podrían convertirse en fuentes, y que valdrá la pena seguir el debate sobre cómo regular. Los emisores de normas contables, como el Consejo de normas internacionales de sostenibilidad (ISSB, por sus siglas en inglés), están estudiando posibles normas en este ámbito.

En Estados Unidos, una nueva ley en California exige divulgaciones no sólo de los compradores de crédito, sino también de los vendedores. La Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas de Estados Unidos

(CFTC, por sus siglas en inglés) se está involucrando.

En particular, la precisión de las afirmaciones de “cero emisiones netas” y “neutralidad en carbono” está atrayendo la atención de los reguladores comerciales gubernamentales centrados en las afirmaciones publicitarias.

Los grupos ecologistas y la prensa especializada activa que cubre las compensaciones también pueden resultar útiles para los periodistas. Muchas ONG y grupos de investigación internacionales trabajan en este tema.

En Kenia, se están debatiendo regulaciones para los desarrolladores de reducción de carbono con sede en Kenia y 16 países africanos están creando una alianza regional y regulaciones conjuntas sobre el comercio de carbono.

Sin embargo, estos acontecimientos sugieren que los periodistas querrán prestar atención a cómo se establecen las reglas. ¿Quién influye en el proceso y cuál es el resultado?

En proceso los esfuerzos para establecer estándares

Se han creado varias iniciativas para fomentar estándares más altos en los mercados de carbono.

Es probable que estas organizaciones no brinden información sobre proyectos específicos, pero sus publicaciones brindan material de referencia útil y sus funcionarios pueden estar disponibles para entrevistas. Su defensa bien puede afectar el mercado del futuro y su regulación.

  • El Consejo de integridad para el mercado voluntario de carbono (ICVCM, por sus siglas en inglés) ha emitido Principios básicos de carbono (CCP, por sus siglas en inglés), un Marco de evaluación y un Procedimiento de evaluación para establecer un punto de referencia para una alta integridad por parte de los emisores. Los programas aprobados por el ICVCM que cumplan con los criterios del CCP podrán utilizar la etiqueta CCP en créditos nuevos y existentes. (Consulta el artículo sobre créditos de carbono).
  • La Iniciativa de mercados de carbono del Rocky Mountain Institute investiga “sobre estrategias para desbloquear un suministro de créditos de carbono confiable y de alta calidad”. Opera «Centigrade», descrita como «una plataforma diseñada para que los proveedores en etapas anteriores enumeren sus proyectos de oleoductos y presenten afirmaciones basadas en el potencial de restauración, reducción y eliminación de carbono».

Otras fuentes de información

Los grupos ecologistas y la prensa especializada activa que cubre las compensaciones también pueden resultar útiles para los periodistas. Muchas ONG y grupos de investigación internacionales trabajan en este tema.

Sus expertos pueden resultar útiles como recursos. Además, podrían ayudar a localizar grupos locales o regionales con información más cercana al proyecto.

Hay un número cada vez mayor de publicaciones especializadas centradas en el mercado de carbono (algunas mediante suscripción).

Otras sugerencias prácticas

Los periodistas que han escrito artículos sobre compensaciones de carbono recomiendan una serie de consejos muy prácticos porque la complejidad de la información puede resultar confusa.

  • Organiza tus hallazgos con cuidado.
  • Mapea la “cadena de suministro”.
  • Realiza entrevistas de “imparcialidad” para verificar los hechos (y posiblemente aprender más).
  • Construye bases de datos.
  • Crea buenas visualizaciones.

Reflexiones finales

El periodista de investigación colombiano Bermúdez Liévano, autor también del la investigación El resguardo indígena que vendió bonos de carbono sin que sus habitantes lo supieran recomienda una “estrategia de difusión exhaustiva”. Pero, añade, a menudo tu mejor fuente para generar nuevas pistas proviene de la última historia que publicaste.

«Lo que consideras tu punto final en tu historia; cuando dices fin, publica, puede muy bien ser el camino hacia tu siguiente interrogante inicial», señaló. «Todas las historias que hemos estado publicando, que seguiremos publicando, han venido de una forma u otra fundamentalmente de gente que leyó nuestra historia y dijo ‘tengo otra para ti'».

Además, GIJN ha creado una lista de historias de investigación sobre compensaciones de carbono, consulta esta base de datos correspondiente.

Recursos adicionales

Conoce las herramientas más recientes para investigar el gas metano

Recursos para encontrar y utilizar imágenes satelitales

Lo último de GIJN en español


Toby McIntosh es asesor principal del Centro de Recursos de GIJN, que proporciona recursos en línea a periodistas de todo el mundo. Fue editor de FreedomInfo.org (2010-2017), un sitio web sin fines de lucro con sede en Washington, D.C. que cubre las leyes internacionales de transparencia. Estuvo en Bloomberg BNA durante 39 años y ha presentado numerosas solicitudes de libertad de información en Estados Unidos y ha escrito sobre políticas de libertad de información en todo el mundo. Es miembro del comité directivo de FOIANet, una red de defensores de la FOI.

Republica nuestros artículos de forma gratuita, en línea o de manera impresa, bajo una licencia Creative Commons.

Republica este artículo


Material from GIJN’s website is generally available for republication under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International license. Images usually are published under a different license, so we advise you to use alternatives or contact us regarding permission. Here are our full terms for republication. You must credit the author, link to the original story, and name GIJN as the first publisher. For any queries or to send us a courtesy republication note, write to hello@gijn.org.

Leer siguiente

GIJC23 Herramientas y consejos para reportear Investigación

Ocho consejos para ser un mejor editor de investigación

Los buenos editores de investigación fortalecen las historias, protegen y motivan a los periodistas y hacen que las investigaciones sean más eficientes. Conoce sus consejos más a fondo en esta pieza.