Configuración de accesibilidad

Tamaño del texto

opciones de color

monocromo color discreto oscuro

Herramientas de lectura

Aislamiento regla

Imagen: Shutterstock

Nota de la editora: GIJN publicará de julio a octubre 2021 una serie de artículos de la «Guía del periodista para investigar el crimen organizado». La guía completa se publicará en noviembre, durante la Global Investigative Journalism Conference. Este primer capítulo se enfoca en lavado de activos y fue escrito por Paul Radu, cofundador del Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP).  

La mayoría de los criminales que he investigado durante las últimas dos décadas pudieron haber sido los mejores empresarios del mundo. Tenían las habilidades necesarias para ello: recursividad, creatividad, motivación, pensaban rápido, podían hacer contactos y liderar, y poseían una obvia, si bien peculiar, atracción al riesgo. Muchos de ellos pudieron haber estado a la par con los «Elon Musk del mundo empresarial legítimo», pero en cambio, eligieron el crimen, y sus habilidades los llevaron a estar entre las personas más peligrosas y tóxicas del planeta.

Piensan en grande y sus planes de negocios son simples: «más víctimas, más dinero». Su vida se hace más fácil porque los criminales de más alto nivel operan con impunidad a una escala continental o incluso mundial. No tienen un enemigo natural porque las fuerzas de la ley generalmente están limitadas por las fronteras y los intereses nacionales. 

Primera parte: entender cómo funciona

Los planos financieros del crimen

A causa de las complicaciones que surgen al investigar las empresas criminales transnacionales, la lucha contra el crimen organizado queda principalmente en manos de activistas y periodistas, que pueden crear redes transfronterizas y trabajar por el bien público. Sin embargo, son pocas las organizaciones periodísticas que están dispuestas a enfrentarse a esta amenaza mundial y generalmente tienen menos recursos de los que necesitan.

La buena noticia es que, con la llegada de las colaboraciones transfronterizas, los periodistas de investigación han caído en cuenta de que, en muchos sentidos, el crimen es un producto, y sigue patrones generales que facilitan su identificación y revelación. En resumen, si una estrategia criminal funciona en un país o en una región, se exportará el mismo modelo a otros lugares del mundo. Este es el llamado «plano de operaciones criminal», y sus elementos deben ser comprendidos para seguir eficientemente el rastro del dinero, e impedir que los criminales hagan sus negocios con tranquilidad.

Tenemos que comprender a nuestro adversario para investigarlo eficientemente y revelar sus actividades ilegales. Así que repasemos algunos de los principales instrumentos que los criminales emplean para robar, esconder e invertir su dinero. Luego, en la segunda parte, veremos algunas de las mejores herramientas para investigar y hacer revelaciones.

Los criminales, tanto los que están comenzando como los que ya se han establecido, tienen a su disposición una infraestructura regional y mundial que está en constante construcción y adaptación. Es lo que en OCCRP llamamos «la industria de servicios criminales». Esta infraestructura incluye abogados, banqueros, contadores, agentes para crear empresas, hackers, compañías de administración de imagen, y muchos otros que hacen su dinero apoyando el crimen y ayudándoles a los criminales a invertir su dinero mal habido. La pregunta que podemos hacernos es: ¿cuáles son los elementos del crimen, vistos desde la perspectiva del dinero?

Compañías offshore

Se ha escrito mucho sobre la industria financiera offshore y sobre las discretas compañías que les permiten a los criminales robar y mover en secreto grandes cantidades de dinero, de una jurisdicción a otra. Proyectos como Offshore Crime, Inc. y Panama Papers llamaron la atención sobre esta industria ilícita de lavado de dinero, y grandes colaboraciones como el proyecto OpenLux, de OCCRP, ponen de relieve que muchos países sin salida al mar, como Luxemburgo, les ofrecen el mismo nivel de secreto a los criminales que lugares más tradicionalmente offshore. Cuando se investigue la corrupción y el crimen organizado de alto nivel, es crucial comprender cómo los criminales estructuran sus empresas, e identificar los errores que cometen o tuvieron que cometer.

Testaferros o prestanombres

El crimen organizado debe ocultarse tras otras identidades -testaferros o prestanombres- para que las compañías offshore concedan la reserva necesaria para sus transacciones. Durante nuestro trabajo investigativo en OCCRP identificamos tres tipos de testaferros: desprevenidos, ligeramente conscientes y testaferros cómplices.

Los testaferros desprevenidos son personas cuya identidad fue robada (a veces mediante robos de información de gran escala a proveedores de internet) y que no tienen idea de que su nombre se usa para crear una compañía o abrir una cuenta bancaria.

Los testaferros ligeramente conscientes prestan su identidad en documentos, a cambio de pequeñas sumas de dinero, pero sin ser conscientes del verdadero alcance de la criminalidad de esas empresas, o de las transacciones atadas a sus nombres.

Los testaferros cómplices son plenamente conscientes de los esquemas criminales que están respaldando y reciben una porción de las ganancias.

El tipo de testaferro involucrado en un esquema criminal puede determinar qué pasos debe tomar un periodista de investigación que intenta exponerlo.

Imagen: Jefferson Santos en Unsplash

Bancos

A pesar del reciente aumento en los productos de innovación del sector financiero, como las criptomonedas, los bancos aún son un componente esencial de los sistemas financieros mundiales. Son unos objetivos naturales de los grupos de crimen organizado, que buscan aprovecharse del sector bancario. Como es en el caso de los testaferros o prestanombres, algunos bancos son cómplices, otros son ligeramente conscientes y otros están poco preparados para detener los fondos criminales que fluyen por sus cuentas.

El sistema bancario está compuesto por una gran variedad de pequeños, medianos y grandes bancos, junto con sus subsidiarios. Es importante señalar que los pequeños bancos solo pueden hacer parte del sistema financiero mundial si estos abren cuentas bancarias dentro de alguno de los grandes bancos, que les aseguran un acceso a las transferencias bancarias mundiales.

Hemos investigado muchos bancos pequeños, e incluso medianos, que estaban bajo la propiedad y operación de criminales, de forma completa o parcial. Sin embargo, estos bancos aún dependían de los grandes bancos del mundo para enviar y recibir enormes sumas de dinero sucio. Los criminales más listos se dieron cuenta de ello hace mucho tiempo. Así como las limitaciones jurisdiccionales obstaculizan el trabajo de los organismos encargados de hacer cumplir la ley, falta una mejor cooperación entre bancos, y que los sistemas de cumplimiento normativo y financiero estén dirigidos a identificar grupos de transacciones sospechosas.  

FinCENFiles demostró cómo los bancos pueden fallar al tratar de identificar grandes volúmenes de lavado de activos. Los criminales se aprovechan de esto repartiendo grandes sumas de dinero entre varios bancos y cuentas, para que ningún banco tenga una idea clara de sus enormes operaciones de lavado.

Contratos y cuentas de cobro falsas

Para llevar a cabo grandes esquemas de lavado de dinero, a modo de justificación los criminales utilizan documentación y contratos falsos, y cuentas de cobro ligadas a las transacciones bancarias. Estas cuentas de cobro ficticias certifican en papel que un cargamento de computadores personales, por ejemplo, se vendió desde una compañía offshore A, a una compañía offshore B. Sin embargo, el hecho es que no se entregó ningún producto. Esta práctica ilícita se llama lavado de dinero con base en comercio, y puede representar la porción mundial más grande de este tipo de delito financiero.

Obviamente, es imposible que un oficial encargado de hacer cumplir las normas bancarias revise todos los contenedores asociados con ese tipo de transacciones, y el crimen organizado confía en esta limitación. En otras instancias, los papeles falsos que se adjuntan a las transacciones bancarias certifican préstamos ficticios y servicios.

La clave para el lavado de dinero eficiente está en ofrecer estos cuatro componentes como un paquete completo a los grupos criminales y políticos corruptos. De hecho, la industria de servicios criminales incluso publica manuales para hacer fraude, que son instrucciones sobre cómo organizar empresas, cuentas bancarias, testaferros y cuentas de cobro falsas, sin llamar la atención de los reguladores bancarios o las instituciones que hacen cumplir la ley. Aquí hay un ejemplo de estos manuales para el lavado de activos, que un banco en Letonia promovía y que fue revelado por OCCRP. Les recomendaba a sus clientes lo siguiente:

«Las condiciones de entrega que se especifican en el contrato, o la cuenta de cobro, deben ser realistas: cuando especifiques bienes, debes pensar en cómo se van a ‘enviar’ (peso de la carga, volúmenes, dirección de la planta de manufactura, tipo de transporte: carretera, tren o barco). En el caso de bienes ‘enviados’ con un enorme volumen o tamaño, por favor especificar una fábrica cercana al ferrocarril o el puerto».  

En OCCRP llamamos «lavanderías» a estos sistemas de lavado de dinero, hechos a la medida. Actúan como vehículos financieros multipropósito, y generalmente un banco o un servicio financiero lo crea para ayudarles a sus clientes a lavar los ingresos por empresas criminales, esconder activos, malversar fondos de compañías, evadir impuestos y restricciones de monedas, o mover el dinero a una jurisdicción offshore. OCCRP utilizó ese término a partir de 2014, cuando publicó su investigación The Russian Laundromat (en español «La Lavandería Rusa»). 

Una lavandería es el equivalente, para el mundo financiero, de un buscador de red TOR, que les otorga a los usuarios un absoluto anonimato en internet. Las lavanderías les permiten a las personas dividir en distintos bancos el dinero lavado, para que preserve el secreto de la misma manera que lo hace TOR, pues no hay una única institución que vea claramente lo que sucede.

Las lavanderías están compuestas por compañías repartidas alrededor el mundo, que parecen independientes, pero son de hecho controladas por una sola entidad, generalmente el banco. El proceso de lavandería inicia cuando un cliente transfiere dinero a un nodo en la red, a menudo utilizando papeles falsos que muestran un bien o servicio que se compró o vendió. A partir de ese punto, el dinero se parcela hacia los otros nodos, acompañado de más papeles falsos. Eventualmente, el dinero se envía a una compañía offshore, o cualquier otro destino que escoja el cliente (descontando una comisión para los operadores de la lavandería). El dueño y origen del dinero se pierde en la aturdidora cantidad de transacciones, que hacen casi imposible seguir el rastro del dinero, incluso para las instituciones que hacen cumplir la ley. (Para aprender más de cómo funcionan estas operaciones, mira las preguntas frecuentes de la lavandería por OCCRP).

Deutsche Bank internal memo on money laundering

Una diapositiva interna de Deutsche Bank, filtrada a OCCRP, en la que se describe cómo el banco era un facilitador inconsciente de un esquema masivo de lavado de dinero ruso. Imagen: Toma de pantalla.

Un claro ejemplo de cómo las lavanderías pueden evadir el escrutinio de los bancos más grandes del mundo fue el documento interno filtrado de Deutsche Bank, que describe en detalle cómo el banco fue incapaz de detectar la Lavandería Rusa, que manipuló su infraestructura financiera mundial.

A continuación, resaltamos tres ejemplos de tres regiones geográficas distintas, que ilustran cómo el crimen organizado manipula los sistemas financieros del mundo. El patrón se repite e involucra a todos los elementos de la conspiración de la Lavandería Rusa, o solo a algunos de ellos.

La Lavandería Azerbaiyana y la «Yihad Económica» de Irán contra las sanciones

La Lavandería Azerbaiyana principalmente les permitía a las élites de Bakú, Azerbaiyán, sobornar a los políticos europeos y sacar cientos de miles de millones de dólares del país. No obstante, OCCRP descubrió que esta máquina de lavar dinero también se utilizaba por Irán para esquivar las sanciones de Estados Unidos y Europa. Todo con la ayuda de un grupo de crimen organizado liderado por Reza Zarrab, un criminal iraní y turco, muy cercano al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. El lavado de dinero de Zarrab tenía todos los elementos mencionados arriba y se volvió un escándalo geopolítico entre Turquía, Estados Unidos e Irán. Es muestra de cómo el crimen organizado prospera en tiempos de agitación y puede explotar las divisiones políticas.

La Lavandería de la Troika

La Lavandería de la Troika estaba compuesta por un complejo sistema de finanzas. Les permitía a los oligarcas y políticos rusos, en los niveles más altos del poder, invertir de forma secreta millones mal habidos, evadir impuestos, adquirir porciones de compañías que eran propiedad estatal, comprar finca raíz en Rusia y el extranjero, y mucho más. La Lavandería de la Troika fue descubierta por OCCRP y sus socios mediante un cuidadoso análisis de datos y trabajo de investigación. La investigación llevó a una de las publicaciones más amplias de información bancaria, con una filtración que describía aproximadamente 1,3 millones de transacciones, por parte de 238.000 compañías. Para ver un video que explica la maniobra, oprime aquí.

La revelación de la Lavandería de la Troika surgió del trabajo de datos realizado sobre un enorme conjunto de muy áridas transacciones bancarias. Debimos buscar patrones para identificar y aislar las transacciones. Para identificar quién organizaba y quiénes eran los usuarios del sistema, tuvimos que buscar errores y vínculos incorrectos. Gracias al cuidadoso análisis, finalmente hallamos un error pequeño, pero fatal, cometido por los banqueros que operaban estos esquemas: consistentemente reutilizaron tres compañías fachada, para hacer pagos a la formación de los agentes que organizarían docenas de otras compañías offshore, y que a su vez estaban involucradas en transacciones de miles de millones de dólares. Estos pagos, que individualmente solo representaban unos cuantos cientos de dólares, estaban perdidos en el mar de millones de transacciones mayores, así que tuvimos que encontrarlas y rastrearlas, para reconocer que hacían parte de un patrón más amplio. Logramos comprender toda la Lavandería de la Troika una vez identificamos este hilo común. 

La Pandilla de la Rivera Maya

La Pandilla de la Rivera Maya (PRM) fue una organización internacional despiadada y violenta. Es un claro ejemplo de cómo el crimen organizado escala y penetra distintos negocios. Los bandidos en este caso comenzaron desde una operación pequeña: robaban números de tarjetas de débito y crédito, implantando aparatos o software ilegal en los cajeros automáticos de Europa.

Al ampliarse hasta un nuevo continente, se asociaron con un banco mexicano y lograron instalar más de 100 cajeros automáticos en la Rivera Maya, el área turística entre Cancún y Tulum, al sur de México. Generaron más de 200 millones de dólares anuales en ganancias criminales. Para construir su empresa criminal, la PRM usó testaferros y documentos e identidades falsas. Para ofrecerles refugio a los prófugos de la justicia, usó la misma infraestructura que se utiliza para traficar personas desde México a los Estados Unidos.

Segunda parte: consejos y herramientas para desenredar las finanzas del crimen organizado

Los grupos criminales son muy sofisticados al robar, esconder e invertir su dinero. Sin embargo, algo que no pueden controlar es el tiempo. Con cada día que pasa, los periodistas, activistas y demás investigadores recogen más experiencia en reportajes transnacionales, mientras los gobiernos alrededor del mundo implementan más reglas sobre transparencia y propiedad, sea de compañías o de otro tipo.

Registros bancarios y judiciales

El acceso a los registros bancarios es el Santo Grial cuando se investiga la financiación del crimen organizado, pero es difícil obtener estos registros, porque son documentos privados y confidenciales. Los periodistas no siempre pueden contar con que haya alguien dentro de un banco o un ente de supervisión que filtre estos registros. Este tipo de documentos a menudo se adjuntan a casos judiciales contra el crimen organizado o incluso en casos de litigio civil y comercial. Todo depende de la jurisdicción, y en Estados Unidos hay prolíficas fuentes para revisar los registros mundiales bancarios que se han hecho públicos en el servicio Public Access to Court Electronic Records (PACER).

Por ejemplo, cuando Estados Unidos abrió un caso legal contra Reza Zarrab, el capo de la Lavandería Azerbaiyana, OCCRP obtuvo cientos de miles de registros bancarios, gracias a una revisión de PACER y solicitudes de acceso a la información enviadas a las cortes estadounidenses. En otros casos también hemos obtenido registros similares de cortes en otros países del mundo. Las agencias que hacen cumplir la ley a menudo emiten órdenes para recibir registros bancarios, y esto es un importante recurso para los periodistas que pueden llegar a ellos.

La filtración de un informe de una institución financiera sobre actividades sospechosas, como la que obtuvo la investigación FinCENFiles, también puede ser una ventana hacia el mundo de la reserva bancaria. Estas filtraciones tan sólo aumentarán en calidad y cantidad, y si se usan junto con registros judiciales, pueden ser muy valiosos para los periodistas de investigación y el público al que le sirven.

Los registros judiciales, y en especial el litigio comercial entre dos criminales, también son útiles para los investigadores, pues los criminales lavan su ropa sucia en público en casos como los de divorcio.

Registros de propiedad

A los criminales les gusta tener cosas, y aunque un auto lujoso, un reloj y otros objetos llamativos son necesarios para muchos, las ganancias mal habidas del crimen organizado a menudo terminan en inversiones de propiedad raíz, como mansiones de lujo, o enormes extensiones de tierras agrícolas y forestales. Los periodistas de investigación deberían enfocarse más en registros de propiedad, para desenredar las inversiones y la escala de lavado de dinero desde el crimen organizado. En muchos países, los registros de propiedad son públicos, y mostrarán el dueño actual, los dueños anteriores, y algunos detalles financieros, como el precio de compra y los impuestos.

Registros de compañías

Los registros nacionales e internacionales de compañías pueden proveer información sobre accionistas y miembros de la junta directiva, y pueden contener datos financieros de la compañía. En algunas ocasiones, también revelan transacciones bancarias, registros de propiedad, e incluso información granular, o información útil, sobre propiedades offshore de compañías que podría ser accionistas. Es usual hallar información sobre el verdadero titular mediante registros de compañías, o propiedades en lugares donde dichas compañías invierten sus fondos ilícitos. También ten en cuenta que no toda la información está digitalizada e indexada en bases de datos, así que un viaje, o una llamada telefónica al archivo de registro, podría darte acceso a más datos de los que obtendrías en línea.

Exponer la verdadera propiedad de los bancos es una etapa importante en el proceso de develar el lavado de activos a un alto nivel. Hay que tratar a los bancos como cualquier otra empresa comercial, y tratar de averiguar de quién son. Esto es particularmente importante en el caso de bancos recién creados, que son pequeños y de mediano tamaño.  

Bases de datos de importación y exportación

Con frecuencia utilizamos bases de datos como ImportGenius o Panjiva, para seguirles el rastro a las operaciones de importación y exportación. Estas son bases de datos costosas -descargar un año de datos de importación de una compañía a Estados Unidos, usando ImportGenius, cuesta 199 dólares-, pero pueden ser útiles para identificar lavado de activos basado en comercio, y las compañías involucradas con la lavandería, que también estaban involucradas en otras operaciones comerciales falsas.

En muchos países, las transacciones anuales de importaciones y exportaciones están disponibles gracias a las leyes nacionales de derecho a la información, y el portal de UN Comtrade, de Naciones Unidas, ofrece datos útiles de comercio mundial, en los que se pueden identificar patrones de importaciones y exportaciones.

Aleph

En OCCRP construimos Aleph, un archivo mundial de material para investigación que es útil para periodistas. En él hacemos un índice de información sobre compañías, propiedades, cuentas bancarias, casos judiciales, filtraciones y muchos otros elementos. No obstante, este índice es apenas el comienzo, pues Aleph les permite a los periodistas darles sentido a los datos, e identificar los patrones criminales que resultan críticos para comenzar una investigación. Los periodistas también pueden crear una lista de observación sobre personas de su interés, y nuestro sistema continuamente buscará correspondencias entre los nombres de la lista y los demás datos que contiene. Esto automatiza el flujo de trabajo, y promueve un periodismo de investigación fresco y útil.

OCCRP Aleph screenshot

OCCRP ha desarrollado Aleph, un útil recurso que les permite a los periodistas de investigación buscar los registros públicos y las filtraciones. Imagen: Toma de pantalla.

¿Qué nos aguarda en el futuro?

Durante las últimas décadas, el crimen organizado transnacional le llevaba ventaja a los periodistas, los activistas y las instituciones que hacen cumplir la ley. Esto cambió lentamente, desde que los periodistas en distintos países unieron sus fuerzas. Sin embargo, los criminales todavía tienen una ventaja, gracias a los enormes recursos a su disposición y a nuevas tecnologías, que les permiten evadir a las fuerzas de la ley.

Un grupo que a menudo se pasa por alto es el de los llamados «inversionistas ángeles»: personas que financian a otros criminales, porque el retorno sobre la inversión es alto y el crimen trae más oportunidades a las personas que están acostumbradas a ese estilo de vida. Los periodistas de investigación deben entender mejor el ecosistema financiero construido en torno al crimen, en el que la industria de servicios criminales prospera, y desarrolla nuevas técnicas de lavado de dinero e inversión encubierta.

Las organizaciones de periodismo de investigación deberían invertir tiempo y dinero en entender las criptomonedas, la cadena de bloques, los tokens no fungibles y cualquier otra herramienta nueva que los criminales adoptan para sus modelos de negocios.

La expresión «sigue el dinero» pronto será reemplazada por «sigue el algoritmo», pero al final, todo se termina manifestando en propiedades, y en el visible estilo de vida que el crimen trae consigo.

Recursos adicionales

Solicitudes de información pública son una alternativa para investigar el narcotráfico en México

Investigando Lava Jato: el mayor escándalo de corrupción unió a los periodistas en América Latina

Serie: Mis herramientas favoritas


OCCRP Co-founder Paul RaduPaul Radu es cofundador y jefe de innovación de OCCRP. Fundó la organización en 2007 con Drew Sullivan. Lidera los principales proyectos de investigación de OCCRP, analiza posibilidades de expansión regional, y desarrolla nuevas estrategias y tecnología, para revelar las actividades de crimen organizado y corrupción transfronteriza

Republica este artículo


Material from GIJN’s website is generally available for republication under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International license. Images usually are published under a different license, so we advise you to use alternatives or contact us regarding permission. Here are our full terms for republication. You must credit the author, link to the original story, and name GIJN as the first publisher. For any queries or to send us a courtesy republication note, write to hello@gijn.org.

Leer siguiente

GIJC23 Herramientas y consejos para reportear Investigación

Ocho consejos para ser un mejor editor de investigación

Los buenos editores de investigación fortalecen las historias, protegen y motivan a los periodistas y hacen que las investigaciones sean más eficientes. Conoce sus consejos más a fondo en esta pieza.

Guía Clima Enseñanza y entrenamiento Herramientas y consejos para reportear Investigación

Recursos para encontrar y utilizar imágenes satelitales

Las imágenes satelitales son herramientas poderosas para el descubrimiento y el análisis periodístico. También proporcionan ilustraciones vívidas. Descubre nuevas herramientas y recursos relacionados al tema en este artículo.