Tráfico ilegal de animales y plantas silvestres: una nueva guía de GIJN

Print More

Ilustración: Marcelle Louw para GIJN.

El tráfico ilegal de animales y plantas silvestres está causando daños a la biodiversidad y propagando enfermedades en todo el mundo. Para los periodistas, el panorama brinda oportunidades de investigación en casi todos los países.

Esta es una guía corta en español de GIJN para fomentar que se hagan reportajes investigativos sobre el tráfico ilegal de la vida silvestre. Estas historias son importantes porque un millón de especies animales y vegetales están en peligro de extinción, según un informe de las Naciones Unidas en 2019. El tráfico de animales también contribuye con la propagación de “enfermedades zoonóticas”, causadas por gérmenes que se propagan entre animales y personas.

Hay implicación de redes criminales sin duda alguna, al igual que la corrupción y falta de transparencia, pero también existen tramas secundarias interesantes, como el hecho de que la pobreza facilite las redes de tráfico y cómo las mentiras/falta de información impulsen la demanda.

Desde el tráfico de cactus en Chile hasta pájaros cantores en Brasil, desde camaleones en Madagascar hasta halcones en Pakistán, y peces de mascota de Asia, existen muchos ángulos en estas historias. Las investigaciones sobre estos temas muchas veces se enfocan en el marfil y grandes felinos, pero el comercio de especies menos conocidas merece atención.

Esta es la versión corta (resumen) de la guía. Contamos también con una versión larga de la guía en inglés. Adicionalmente, hemos recopilado una tabla que contiene una lista de los artículos más importantes sobre el tráfico de animales y plantas silvestres, grupos clave que trabajan en esta área, bases de datos relevantes para las investigaciones, y ejemplos de periodismo de investigación destacados.

A continuación el resumen de la guía en español.

Para comenzar:
¿Con quién hablar? 

Los sitios web de tráfico de animales y plantas silvestres son variados y complejos. Muchas personas están implicadas, como protectores y como responsables.

Sadiq Naqvi, un periodista de investigación independiente en India que ha escrito sobre la caza furtiva de rinocerontes afirmó: “Es muy importante hablar con la gente local. Al hablar con las personas que viven en el área sobre la caza furtiva, me di cuenta de que no hay secretos”.

Entonces, ¿con quién más deberías hablar? 

  • Lugareños. 
  • Funcionarios del área de conservación.
  • Cuerpos de seguridad.
  • Organizaciones sin fines de lucro locales e internacionales (ONG) que trabajen temas de tráfico ilegal de animales y plantas silvestres.
  • Investigadores privados contratados por las organizaciones no gubernamentales.
  • Investigadores científicos (para encontrar expertos en ciertas especies, consulta esta lista).
  • Funcionarios del gobierno, incluyendo los que están implicados en comercio y transporte.
  • Comerciantes en la venta legal de vida salvaje.
  • Transportistas.
  • Personas condenadas o en prisión por el tráfico ilegal de vida silvestre.
  • Vendedores, en cualquier nivel de la cadena logística.
  • Consumidores.

Leer noticias sobre los arrestos y procesos judiciales puede dar pistas útiles.

Consejos para la investigación preliminar

Ilustración: Marcelle Louw para GIJN.

El tráfico ilegal de vida salvaje varía significativamente por países y por productos, pero hay factores comunes para investigar:

  • Las características de los animales y plantas traficados, y para qué se usan.
  • Ubicación.
  • Perpetradores – los casos y perfiles son muy variados.
  • Los elementos económicos implicados.
  • Técnicas de contrabando, las tácticas son ingeniosas y cambian rápidamente. 
  • Modos y rutas de transporte.
  • Cadena de suministros, cazadores furtivos, compradores inmediatos, consumidores finales.
  • Donde hay mayor probabilidad de corrupción.
  • Fuerzas policiales. Se les puede preguntar quiénes son las piezas clave, qué jurisdicción tienen, qué recursos existen, etc.
  • Leyes nacionales y acuerdos internacionales.

Usar las redes sociales para investigar

Las redes sociales tienen un uso extendido para facilitar el tráfico. Las búsquedas pueden brindar ideas para historias, además de nombres de sospechosos, fuentes e imágenes.

Desarrollar los términos de búsqueda correctos requiere conocimiento especializado. Se usan frecuentemente palabras clave: por ejemplo, al marfil a veces se le dice “material amarillo”, “plástico blanco”, o “gelatina”. GIJN habló con investigadores expertos para recopilar algunos consejos, entre ellos:

  • Descifrar palabras clave sobre la especie objetivo. 
  • Incluir términos sobre tipos de transacción, palabras similares a: comprar, pedir, adquirir, etc.
  • Pensar minuciosamente sobre qué plataformas buscar. 

Es importante proteger tu propia identidad si usas redes sociales.

Algunos ejemplos: Cómo las celebridades de Instagram promueven el comercio animal clandestino de Dubái, por Foeke Postma de Bellingcat, y Del cielo a las pantallas: cómo las grullas migratorias están amenazadas por el internet por Rafiullah Mandokhail de Parliament Times.

The Cascade es una herramienta de scraping en internet desarrollada por la Iniciativa Global Contra el Crimen Organizado Transnacional (GITOC, por sus siglas en inglés) para detectar en línea el tráfico ilegal de vida silvestre. Puede adaptarse a distintas redes sociales y tiene la capacidad de trabajar en varios idiomas. Los resultados de dos especies principales se suben continuamente, pero los datos no están en el sitio web, comunícate directamente con el equipo para obtener acceso o más información. 

Las empresas más importantes de redes sociales se han comprometido a impedir el tráfico ilegal de vida silvestre, uniéndose a la coalición para acabar con el tráfico de vida silvestre por Internet, pero ha habido pocos reportes sobre lo que realmente están haciendo.

Cubrir el tráfico desde las fuentes

Ilustración: Marcelle Louw para GIJN.

Reportar desde el terreno sobre las personas que capturan y asesinan animales en peligro de extinción y que coleccionan plantas raras puede ser difícil y peligroso. Hay que tener precaución. Los periodistas muchas veces acompañan a protectores de vida silvestre y policías para tener información de primera mano y a veces imágenes gráficas. Dos periodistas españoles que habían estado grabando un documental sobre la caza furtiva en Burkina Faso fueron asesinados a principios de 2021

La observación sobre el terreno puede revelar quién es el cazador furtivo y por qué. Estar en los primeros eslabones de la cadena puede dar pistas sobre quién está involucrado en el siguiente eslabón y proporcionar pruebas de corrupción.

Estos son algunos ejemplos sobre cómo reportar sobre los cazadores: La difícil vida de un capturador de aves de Indonesia, por Mustafa Silalahi; La exclusiva de Dina Fine Maron: dentro de la presunta operación de contrabando de ardillas voladoras; y Ladrones de burros se benefician de las rutas de tráfico de vida salvaje, por Oscar Nkala.

Entrevistar a traficantes condenados puede proporcionar información. Consulta el reporte de TRAFFIC, Conocimientos de los reclusos: una evaluación de la cadena de suministros ilícita de vida silvestre en Sudáfrica.

Seguir el rastro del tráfico

“Sabemos qué ocurre a nivel de cacería y al final de la cadena de suministro”, pero sabemos menos sobre “lo que pasa en el medio”, según Andrea Crosta de Earth League International, una ONG que dirige la iniciativa de informantes sobre crímenes contra la vida salvaje Wildleaks.

Aunque el tráfico ilegal de vida silvestre se describe muchas veces como crimen organizado, “crimen desorganizado” es el término que prefiere Stephen Carmody, jefe de investigaciones para la ONG Wildlife Justice Commission.

El trabajo encubierto para exponer el tráfico ilegal de fauna silvestre es un procedimiento estándar para los funcionarios de la policía, investigadores de ONG y, a veces, periodistas, pero se recomienda extrema precaución.

Julian Rademeyer, escritor del libro “Matar por dinero: exponiendo el comercio ilegal de cuernos de rinoceronte”, dijo: “Las investigaciones encubiertas sí juegan un papel importante, pero en mi opinión, deberían ser el último recurso”.

Reportajes menos arriesgados que dependen de entrevistas y datos pueden tener como resultado historias impresionantes. Estos son algunos ejemplos: Inclinar las balanzas: exponiendo el aumento del comercio de pangolines africanos a la industria de medicina tradicional china, un reportaje de la ONG estadounidense C4ADS; La estafa de los precios de elefantes, por Karl Ammann; Los pangolines en Camerún están al borde de la extinción, por Abhijit Mohanty.

Este resumen de TRAFFIC es una buena introducción a las técnicas de corrupción, como el uso de documentos falsos. 

Usar los registros de confiscación

Los registros de confiscación pueden dar pistas y pruebas útiles.

The Wildlife Trade Portal de TRAFFIC es una herramienta interactiva que muestra los datos de fuente abierta del grupo sobre confiscaciones e incidentes. El acceso al portal es solo mediante solicitud, pero vale la pena pedir permiso para acceder. Los resultados se muestran no solo como una lista, sino también en formato de dashboard. Las entradas individuales encuentran información más profunda sobre un incidente específico, como la especie, productos, y ubicaciones implicadas.

Otra fuente es la Base de datos de confiscación de vida salvaje, mantenida por C4ADS, una ONG ubicada en Washington, DC. Contiene más de 5.000 registros de confiscaciones de marfil, cuerno de rinoceronte y pangolines desde 2009, además de decomiso de tigres y leopardos desde 2014. Lee una descripción más larga aquí, pero toma en cuenta que el acceso hay que solicitarlo.

The Environmental Investigation Agency (EIA) en el Reino Unido ha publicado datos de información disponible públicamente sobre las confiscaciones y acusaciones. El esfuerzo de búsqueda de EIA se enfoca en elefantes, rinocerontes, pangolines, tigres, leopardos, leopardo de las nieves, pantera nebulosa, corvina blanca, y varias especies de madera.

La mayoría de los gobiernos nacionales mantienen registros de decomisos, de manera digital o en papel.

La impunidad e incompetencia impulsan el comercio ilegal de caballos de mar entre México y China, un artículo de Joanne Lee aprovecha los datos de confiscaciones.

La Base de datos de comercio de CITES es la base de datos más grande sobre comercio internacional legal de especies extintas o en peligro de extinción según lo determinado por la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES), un acuerdo internacional entre gobiernos.

El periodista Calistus Bosaletswe, quien trabaja con el Centro de periodismo de investigación ambiental Oxpeckers en África, usó datos de CITES para investigar la importación de leones y sus subproductos al país desde la nación vecina Botsuana.

Otras ideas para historias: el comercio legal de vida silvestre se usa como fachada para el tráfico ilegal, mientras que en algunos países se han manejado mal valiosas reservas de bienes decomisados.

Reportar sobre los sistemas legales

Ilustración: Marcelle Louw para GIJN.

Los arrestos por tráfico ilegal de vida salvaje pocas veces resultan en procesos judiciales y condenas satisfactorias. Las sanciones y sentencias de cárcel son notablemente bajas.

Oxpeckers mantiene varias bases de datos que registran el trabajo del sistema legal, ampliamente basadas en documentos judiciales: 

  • #WildEye es la herramienta de Oxpeckers “diseñada por periodistas para periodistas” para registrar los crímenes contra la vida silvestre en toda Europa. 
  • #WildEye Asia, también de Oxpeckers, sigue los crímenes en ese continente.
  • Rhino Court Cases es la base de datos de Oxpeckers que trata sobre los casos en el sur de África.

Consulta ejemplos de reportajes sobre acusaciones en VietnamChinaSudáfricaNepal, y Europa del Este.

El enfoque de Oxpeckers proporciona una plantilla para cómo crear una base de datos.

La base de datos de crímenes contra la vida silvestre, que mantiene la Sociedad Protectora de Vida Silvestre de India, tiene detalles de más de 33.300 casos contra la vida silvestre, y 27.000 presuntos criminales que atentan contra la vida silvestre.

A veces, la falta de datos puede desencadenar una historia. Por ejemplo, Jaguares en Bolivia: bajan incautaciones, crecen sospechas por nuevas modalidades de las mafias, por Vanessa Romo.

En paralelo, para explicar por qué tardan los enjuiciamientos, hay historias importantes sobre políticas que contar acerca de las leyes endebles y la aplicación laxa de las mismas.

Reducir la demanda

Reducir la demanda es un punto clave para combatir el tráfico ilegal de animales y plantas silvestres, pero es más fácil decirlo que hacerlo, debido a creencias tradicionales, desinformación y razones de estatus social.

Se han implementado importantes campañas contra el consumo, mayormente para animales de alto perfil, a veces con mensajes de celebridades.

Los periodistas han examinado las afirmaciones sin fundamentos sobre los beneficios sexuales y de salud del uso de productos derivados de plantas y animales silvestres. Este tipo de reportajes usualmente depende de entrevistas con expertos médicos y defensores de la medicina tradicional china.

Algunos ejemplos: La vida silvestre no tiene nada que hacer en la medicina tradicional china, afirman médicos chinos, por Yuexuan Chen, y En China, los remedios tradicionales contra el COVID-19 están impulsando el comercio de vida silvestre por Despina Parthemos.

Además, los periodistas pueden cuestionar políticas gubernamentales que facilitan el uso de productos sin beneficios comprobados, incluso cuando es legal hacerlo.

Cifras imposibles: calcular el impacto de un comercio inmensurable

Ilustración: Marcelle Louw para GIJN.

Las generalizaciones más citadas sobre el valor monetario del tráfico de vida silvestre tienen pocos fundamentos y son viejas, vagas y, en su mayoría, están mal planteadas. Se debe evitar este uso de este tipo de cifras, según los expertos consultados por GIJN. La generalización más segura es que el tráfico ilegal de vida silvestre es un mercado multimillonario.

Es mejor enfocarse en el impacto negativo demostrado del tráfico sobre las poblaciones de animales y vegetales, y los estudios importantes que documentan la drástica reducción de biodiversidad.

El reporte más inclusivo que encontramos fue realizado por las Naciones Unidas, el Informe de evaluación global sobre biodiversidad y servicios de ecosistema de IPBES. Un análisis publicado en The Proceedings of the National Academy of Sciences muestra que más de 500 especies de vertebrados actualmente está al borde de la extinción. El Índice Planeta Vivo del World Wildlife Fund revela una disminución promedio de 68% en la cantidad de especies de vertebrados entre 1970 y 2016.

Existen muchos recursos de los cuales recopilar información sobre especies amenazadas. Entre ellos está la Lista de especies de CITES y la Lista roja de especies amenazadas.

Comprender los fundamentos legales básicos

El comercio internacional de animales y plantas silvestres lo cubren tratados internacionales importantes, al igual que varias leyes nacionales, pero la suficiencia y eficacia de estas protecciones sigue en debate.

El tratado internacional clave es la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), del cual 183 países son miembros. CITES requiere que los miembros sancionen el comercio que viole sus disposiciones pero no dicta las leyes nacionales.

CITES categoriza más de 38.700 especies (más de 32.800 plantas y aproximadamente 5.950 animales) en tres “apéndices”, dependiendo del grado de protección necesaria. El comercio internacional está prohibido para más de 1.000 especies.

Los miembros de CITES se reúnen cada dos o tres años en una Conferencia de Miembros (CoPs por sus siglas en inglés). La próxima tendrá lugar en Costa Rica en 2022, donde se espera que haya un acalorado debate sobre la fuerza de los controles internacionales.

Los países que se apegan a CITES adoptan sus propios estándares para el comercio dentro de sus fronteras. Las leyes nacionales varían ampliamente, así que una buena fuente es Legal Atlas

¿Periodismo en este espacio? Lee Las propuestas legales que moldean el futuro de la vida salvaje en China, por Wang Chen y Jiang Yifan, o Se acabó el comercio de vida salvaje como alimento en China pero ¿la prohibición es suficiente? por Jane Cai y Guo Rui. En Latinoamérica, Abby Guen ha interrogado las leyes nacionales de un país en el artículo Ojos que no ven: las respuestas al tráfico de vida salvaje en Colombia.

Recursos adicionales

Cambio climático: investigando la historia del siglo

Cómo usar imágenes satelitales para investigar

Centro de recursos de GIJN: tráfico ilegal de vida silvestre (Guía completa en inglés)


Toby McIntosh es asesor del Centro de Recursos de GIJN. Trabajó con Bloomberg BNA en Washington DC durante 39 años. Fue editor de FreedomInfo.org (2010-2017), donde escribió sobre las políticas de la libertad de información en todo el mundo, y es miembro del comité directivo de FOIANet, una red internacional de defensores de la libertad de información.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *