Cuando los autócratas amenazan: así se defiende el periodismo alrededor del mundo

English

El periodista de investigación ruso, Ivan Golunov, dice que nunca se ha fumado un porro, pero el 6 de junio de 2019 fue arrestado y acusado de tráfico de drogas. Su popularidad en las redes sociales se disparó durante los cinco días que estuvo detenido, superando, incluso, al presidente Vladimir Putin. Solo después de haber sido liberado, Golunov se enteró de que sus colegas habían activado una campaña masiva de solidaridad periodística, sin precedentes, tanto a nivel nacional como internacional, que no solo lo hizo famoso sino que dio resultados: los fiscales retiraron todos los cargos contra él. 

Con Facebook, Twitter o YouTube, los autócratas creen que pueden ignorar a los intermediarios tradicionales de la información:los periodistas.El caso de Golunov es solo uno entre muchos, alrededor del mundo. Los reporteros, especialmente los más independientes, críticos e investigativos, son blanco frecuente de la intolerancia hacia la disidencia de los gobiernos autocráticos. Este tipo de regímenes son más viejos que el periodismo y la democracia, y sus métodos son bien conocidos.

Online Harassment: Lessons from the Philippines

Maria Ressa is a former CNN war correspondent, but none of her experiences in the field prepared her for the destructive campaign of gendered online harassment that’s been directed at her since the election of President Rodrigo Duterte in 2016.