Configuración de accesibilidad

Tamaño del texto

opciones de color

monocromo color discreto oscuro

Herramientas de lectura

Aislamiento regla

Image: Shutterstock

Recursos

Temas

Guía para periodistas: investigar delitos ambientales y cambio climático

Leer este artículo en

 

Environmental Crimes - caution tape

Imagen: Shutterstock

Nota editorial: GIJN ha publicado una serie que hace parte de su «Guía del reportero para investigar el crimen organizado», que fue lanzada en noviembre durante la Conferencia Global de Periodismo de Investigación. Esta sección, que se enfoca en delitos ambientales, fue escrita por Toby McIntosh, asesor senior para el Centro de Recursos de GIJN. 

Las redes de intereses empresariales, los funcionarios gubernamentales y los grupos delincuenciales realizan operaciones ilegales que afectan de varias maneras al medio ambiente: impulsan el tráfico ilegal mundial de fauna silvestre y comida de mar, madera, minerales, desperdicios peligrosos y químicos tóxicos. Estos delitos ambientales en ocasiones están relacionados con otras actividades criminales, como tráfico de drogas y lavado de activos.

Crimen organizado ambiental

Para explicar la «convergencia» de actores criminales, Andrea Crosta, la directora ejecutiva de Earth League International, cuenta la historia de cómo se reunió en un país suramericano (cuyo nombre no reveló) con un famoso traficante asiático de fauna silvestre que vendía, por ejemplo, aletas de tiburón.

Luego llegó una persona de una organización criminal: “terminamos hablando sobre lavado de activos». Después se sumó una tercera persona que trabajaba en la aduana de un aeropuerto internacional y que facilitaba el tráfico «de básicamente todo, incluyendo personas».

«Así es como se ve el nivel más alto de los delitos ambientales», explicó Crosta.

«El abuso del medio ambiente es la cuarta actividad criminal más grande del mundo», reveló el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en el año 2017. «Genera ganancias de 258 mil millones de dólares, aumenta de cinco a siete por ciento cada año, y converge con otras formas de delitos internacionales».

Sin embargo, los estimados monetarios son solo una forma de medir los costos. Igual de importantes son los efectos que los científicos catalogan, como la deforestación, la sobrepesca, la rápida reducción de la biodiversidad, las conexiones con enfermedades zoonóticas y el impacto sobre la crisis climática.

Los delitos ambientales aceleran el cambio climático. El más notable es la tala ilegal de árboles, que acelera la deforestación. Además, ciertas sustancias prohibidas que contribuyen al calentamiento global se venden en el mercado negro. El cambio climático genera descontento económico y social, causando una presión adicional sobre el medio ambiente.

Encontrar las fuentes

Es necesario lanzar una red amplia para encontrar fuentes, especialemtne en un ambiente con tanta interrelación entre corrupción, crimen organizado y delincuentes ambientales.

Entre los culpables hay muchos actores, desde los trabajadores en el terreno a los consumidores finales, así como toda la cadena de suministros que los vincula, incluyendo funcionarios corruptos. La participación del crimen organizado es común, pero algunos investigadores ven matices. Uno de ellos describe el tráfico en fauna silvestre (TFS) como «crimen desorganizado».

Muchos periodistas y observadores insisten en la importancia de hacer investigación allí donde los delitos se cometen y donde se compran los productos ilegales. Otros hacen énfasis en la necesidad de concentrarse en la cadena de suministros, para exponer a quienes facilitan, financian y se benefician de los delitos ambientales. Hay muchos puntos de partida.

Las mejores fuentes son:

  •   Organizaciones no gubernamentales (ONG) locales e internacionales
  •   Ciudadanos locales
  •   Funcionarios gubernamentales de muchos tipos, entre ellos quienes están involucrados al comercio y transporte
  •   Funcionarios de conservación
  •   Funcionarios que hacen parte de las fuerzas policiales
  •   Cazadores, guardabosques y pescadores
  •   Personas en la cadena de suministros que no sean solo quienes venden, sino también los que trabajan en el sector de transporte
  •   Personas condenadas o que están presas por delitos ambientales
  •   Investigadores científicos
  •   Consumidores
  •   Noticias sobre arrestos y casos judiciales 

Cada vez resulta más importante buscar pistas en internet, donde el TFS (tráfico en fauna silvestre) en particular se halla muy extendido. Busca consejos de los expertos, porque quienes compran y venden ocultan sus transacciones.

También es conveniente entender los marcos legales y la regulación. Además saber cómo los delincuentes se aprovechan de ellos.

Tómate el tiempo de aprender sobre los negocios tras productos específicos. Por ejemplo, según el informe de 2018, Razing Africa: Combatting Criminal Consortia in the Logging Sector (“Arrasar con África: combatir los grupos criminales en el sector maderero”), el negocio de la madera se puede ver en cinco etapas: extracción, fresado, transporte, mercadeo y lavado de las ganancias. El reporte también llama la atención sobre la táctica común en delitos ambientales de mezclar productos ilegales con los legales, para evitar que sean detectados.

Casos de estudio

«Están acabando con los árboles»: las compañías chinas y las élites de Namibia ganan millones talando ilegalmente los últimos palisandros

Esta investigación, realizada por el Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP), examinó la tala ilegal en Namibia de especies de madera protegidas, como el palisandro africano, por parte de dos compañías chinas. Además de hacer extensos viajes para obtener observación y entrevistas de primera mano, el periodista John Grobler se hizo pasar por un posible comprador de madera. Grobler logró obtener un informe de auditoría interna del gobierno, así como datos oficiales de exportación. Su historia examina una compañía que era propiedad de un inmigrante chino con un largo prontuario criminal.

Los jaguares de Bolivia son un objetivo en la búsqueda de partes del «tigre americano»

Este artículo de Mongabay, escrito por Vanessa Romo, revela que los carteles controlados por chinos están traficando trozos de cuerpo de jaguar fuera de Bolivia. La investigación identificó a tres grupos criminales que operan en Bolivia, compuestos casi en su totalidad por chinos. La investigación se desarrolló con información que se obtuvo de una operación de inteligencia encubierta, por parte de Earth League International y el comité nacional neerlandés de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El combustible derivado de desechos que se quema en Bulgaria podría tener desechos tóxicos

Este artículo del reportero Ksenia Vakhrusheva describe cómo las débiles regulaciones y el insuficiente control hicieron que la incineración de desechos municipales se volviera un riesgo ecológico y de salud. «La importación de desechos de otros países, como Italia, genera preocupación con respecto a la salud y seguridad públicas, pues los activistas italianos anti-mafia afirman que el procesamiento de desechos en su país tiene vínculos con el crimen organizado, y a menudo mezclan desechos tóxicos entre los desechos domésticos», escribió Vakhrusheva. El artículo original se publicó en bellona.ru, en junio de 2019, y se tradujo al ruso para su publicación en bluelink.info.

Great Russian Oil Heist image

La investigación de Radio Free Europe/Radio Liberty sobre cómo el crimen organizado está apoderándose de cantidades masivas de petróleo ruso. Imagen: Captura de pantalla

 El gran robo de petróleo ruso

Radio Free Europe halló que el crimen organizado está involucrado en robo y venta de petróleo «a escalas industriales» en Rusia. «Los grupos de crimen organizado se apoderan de cantidades desconocidas de petróleo usando grifos ilegales y mangueras, para bombear el valioso líquido desde los oleoductos a camiones con tanques o barcazas en los ríos. Mientras la policía y los funcionarios encargados de seguridad ofrecen protección y asistencia logística, a cambio de una porción de las ganancias ilícitas», según esta investigación de Sergei Khazov-Cassia.

El delito más escalofriante de Europa

Esta investigación realizada por la ONG con sede en el Reino Unido, la Agencia de Investigación Ambiental, identificó redes ilegales que usan a Rumania como punto de entrada para los hidrofluorocarbones (HFC), que son gases de efecto invernadero usados para el enfriamiento y la refrigeración.  

El panorama general

Algunos panoramas generales en informes de organizaciones internacionales son:

Las ONG son investigadores prolíficos en esta área. Por ejemplo:

El mundo de la academia publicó en 2020 un informe basado en investigaciones, titulado The Convergence of Environmental Crime with other Serious Crimes («La convergencia de delitos ambientales y otros delitos graves»). “El aumento en delitos ambientales cada año, junto con las consecuencias desastrosas para el mundo, muestran la importancia de investigar la diversificación del crimen organizado, que se adentra en el comercio ilegal de recursos naturales”, escribieron los criminalistas Daan P. van Uhm y Rick C.C. Nijman.

Consulta aquí una lista más larga de documentos hechos por organizaciones internacionales y ONGs.

Consejos y herramientas para investigadores

Hacer periodismo encubierto

Hacer investigación encubierta es un procedimiento normal para la policía y algunas ONG, pero puede ser muy arriesgado. Los periodistas deberían sopesar con seriedad la conveniencia de hacerse pasar por alguien que no son y adentrarse en el submundo criminal. Consulta esta lista de puntos del International Center for Journalists, para tener una guía útil sobre los riesgos y beneficios de esta táctica investigativa.

«Las investigaciones encubiertas juegan un papel, pero en mi opinión deberían ser el último recurso», advierte Julian Rademeyer, autor del libro Killing for Profit: Exposing the Illegal Rhino Horn Trade (Matar por el lucro: destapando el comercio ilegal de cuernos de rinoceronte). Esther Nakazzi, una periodista independiente y entrenadora de Internews para Sudán del Sur, añade: «las personas con las que lidias en el tema de delitos ambientales ya son criminales y pueden ser violentos». Nakazzi y otros ofrecen una serie de recomendaciones, como sólidos procedimientos de seguridad. Si vas a una reunión, comparte tu ubicación con un editor y tus colegas. Trabaja en pareja y sé convincente. Para ser exitoso, Nakazzi recomienda: «cree en tu identidad falsa, lleva las cosas de forma empresarial y habla como si tuvieras el efectivo».

Los drones y satélites ofrecen alternativas menos peligrosas que adentrarse en actividades como la tala y la minería ilegal.

«Una vez reúnas esta información, el siguiente paso es rastrear los caminos que llevan allí», explicó Paul Radu, cofundador de OCCRP en una entrevista para Forbes. Continuó: «estas personas tendrían que transportar de alguna manera la madera ilegal, y puedes averiguar quiénes son dueños de esos vehículos o a dónde van. Para esto, puedes usar cámaras especiales para fauna, que colocas en árboles. Algunas tienen infrarrojo y otras se activan por sonido, o sensores para aviones, que identifican cuándo llegan y se van los aviones, por ejemplo. Toda la inteligencia de señales que proviene de la observación directa se combina con inteligencia de fuente abierta».

También consulta las guías de GIJN sobre imágenes satelitales y drones.

Usar redes sociales

Las redes sociales son muy usadas para facilitar el tráfico. Las búsquedas pueden aportar ideas para historias, imágenes, nombres de fuentes y personas sospechosas.  

Desarrollar los términos de búsqueda adecuados exige conocimiento especializado. A menudo se usan claves. GIJN habló con investigadores expertos para obtener algunos consejos:

  •   Descubre cuáles son las claves para referirse a las especies que son el objetivo de los traficantes.
  •   En la búsqueda, incluye términos relacionados con los tipos de transacciones, como las palabras «comprar», «pedir», «adquirir», etcétera.
  •   Piensa en qué plataformas quieres hacer tu búsqueda.
  •   Asegúrate de proteger tu propia identidad si usas las redes sociales.

Para una mirada rápida a lo que hay disponible, revisa el Twitter de Hounds of Actaeon, un grupo que se «dedica a revelar el preocupante comercio de fauna en redes sociales».

Algunos ejemplos de historias:

Bases de datos útiles

Hay bases de datos especializadas, en especial sobre animales específicos. Hay demasiadas para citar todas, pero aquí encontrarás varias de las más importantes. Revisa también las que se citan más abajo, cuando hablamos de «Registros comerciales» y «Registros de decomisos y arrestos».

  •   Base de datos sobre el comercio CITES es la más grande sobre comercio internacional legal en especies extintas o en peligro de extinción.
  • Global Fishing Watch («Observatorio Mundial de Pesca») tiene un mapa y datos que muestran los movimientos de los buques pesqueros.
  • IUU Fishing Index («Índice de pesca IUU») califica la vulnerabilidad, frecuencia y respuesta de los países a la pesca IUU, que es una sigla en inglés para referirse a la pesca ilegal, no reportada y no regulada (Ilegal, Unreported and Unregulated).
  • EcoCrime Data («Datos de EcoCrimen») se enfoca en la cuenca amazónica.

Registros comerciales

El tráfico a menudo implica usar documentos falsos, esconder bienes y sobornar funcionarios.

Este informe de TRAFFIC, una ONG internacional enfocada en el comercio de fauna, discute técnicas comunes de corrupción en el tráfico de fauna.

La base de datos UN Comtrade, de Naciones Unidas, contiene estadísticas oficiales de comercio internacional, así que se centra en el comercio legal de animales, pero al comparar la información de importaciones con la de exportaciones se revelan disparidades interesantes.

Los documentos sobre cargamentos, que se conocen como «guías de embarque», pueden ser una mina de oro de información. Contienen el nombre de quien hace el envío, para dónde va y quién debe recibirlo, junto con firmas. Desafortunadamente, no son registros de acceso público en muchos países. Sin embargo, están disponibles en Estados Unidos, India y varios países de América Latina, incluyendo Panamá y Perú.

Usar los registros comerciales de distintos tipos puede proporcionar los nombres de las compañías, que a menudo son compañías fachada, y las personas involucradas. Algunos periodistas consideran útiles los servicios privados relacionados con información de comercio y cargamentos, pero son costosos. Algunos de ellos son Panjiva, Import Genius y Equasis.

Una presentación de la profesora de periodismo de la Universidad de Columbia, Giannina Segnini, se encarga de temas clave, como investigar los contenedores de transporte y las guías de embarque. También se recomienda consultar sus diapositivas sobre cómo entrenarse en el lenguaje de aduanas para hacer seguimiento a cargamentos.

Otras habilidades investigativas de fuente abierta son útiles para investigar más. Por ejemplo, cómo saber quién realmente es dueño de una compañía.

Para más información consulta los recursos de GIJN sobre cómo rastrear embarcaciones en los mares, e investigar las cadenas de suministros y las corporaciones.

Registros de decomisos y arrestos

Las noticias y bases de datos sobre arrestos y cargamentos decomisados son una ventana importante para observar el tráfico. Esta historia de India sobre la tala ilegal de madera o esta de Australia sobre las peleas de gallos pueden dar pistas.

En este artículo de International Policy Digest, los registros de arrestos se usaron para describir el tráfico de fauna realizado por «The Enterprise», un cartel de África occidental. Mongabay se apoyó en documentos oficiales para reconstruir una operación ilegal de minería de oro que realizaba una red criminal llamada Los Topos.

Las bases de datos sobre incautaciones incluyen:

  •   The Wildlife Trade Portal («El Portal del Tráfico de Fauna«) una herramienta interactiva que muestra los datos de fuente abierta de TRAFFIC sobre incautación de fauna y datos de frecuencia. El portal tiene opciones de búsqueda, con resultados que se presentan no solo como una lista, sino en formato de tablero.
  • The Wildlife Seizure Database («Base de datos de incautaciones de fauna») administrada por C4ADS, una ONG con sede en Washington DC. Para acceder hay que enviar una solicitud al siguiente correo electrónico: info@c4ads.org.
  • The Global Environmental Crime Tracker («El marcador mundial de delitos ambientales»), creado por la Agencia de Investigación Ambiental, una ONG con sede en el Reino Unido.

Investigar las cortes

Investigar qué sucede a quienes fueron arrestados también ofrece ángulos prometedores para hacer reportajes. «Atacar los delitos ambientales implica fortalecer el imperio de la ley», dijo Robert Muggah, cofundador del Instituto Igarapé, en una entrevista con Mongabay.

Los registros son nacionales y el acceso a ellos puede ser complicado, pero una complicación puede contar una historia.

El Centro Oxpeckers para el Periodismo de Investigación sobre el Medio Ambiente, una organización de periodismo de investigación de Sudáfrica, ha creado varias bases de datos, «diseñadas por periodistas para periodistas», con el objetivo de rastrear los juicios sobre delitos contra la fauna. #WildEye cubre Europa, #WildeyeAsia hace seguimiento a delitos contra la fauna en el continente y RhinoCourtCases se encarga de los casos en el sur de África.

Busca otros recursos a escala nacional. En India, por ejemplo, se halla la Base de Datos de Delitos contra la Fauna, que mantiene la Sociedad de Protección de la Fauna de India (WPSI, por sus siglas en inglés).

Recursos adicionales

GIJN Resource Center: Illegal Wildlife Trafficking

Climate Crisis: Ideas for Investigative Journalists

Powering Up Geo-Journalism for Investigative Environmental Reporting


Toby McIntosh es asesor senior del Centro de Recursos de GIJN. Trabajó durante 39 años en Washington con Bloomberg BNA. Fue editor de FreedomInfo.org (2010-2017), donde escribió sobre políticas de acceso a la información alrededor del mundo, y hace parte del comité FOIANet, una red internacional de promotores del acceso a la información pública.

Republica nuestros artículos de forma gratuita, en línea o de manera impresa, bajo una licencia Creative Commons.

Republica este artículo


Material from GIJN’s website is generally available for republication under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International license. Images usually are published under a different license, so we advise you to use alternatives or contact us regarding permission. Here are our full terms for republication. You must credit the author, link to the original story, and name GIJN as the first publisher. For any queries or to send us a courtesy republication note, write to hello@gijn.org.

Leer siguiente