Guía para ayudarte a reportar sobre petróleo, gas y transacciones turbias

Print More

Imagen: Pixabay

Desde sacar a la luz la corrupción en contratos petroleros estatales hasta explorar la contaminación causada por la minería, la extracción de petróleo y otros recursos naturales es un campo propicio para que los periodistas investiguen. 

El petróleo, el gas y los minerales traen enormes ingresos que son el eje central de muchas economías, impulsando la tecnología, las industrias y el comercio. Pero también pueden venir acompañados de la “maldición de los recursos”, y traer inestabilidad económica, instituciones públicas débiles y destrucción ambiental, efectos secundarios no deseados de descubrir una bonanza natural.

Las investigaciones en este campo (que pueden afectar a comunidades enteras, a los precios de acciones globales, e incluso a los gobiernos del mundo), pueden ser complicadas, especialmente ya que las corporaciones y los funcionarios no quieren contestar las preguntas difíciles. Esto puede ser aún peor cuando no hay periodistas investigativos con experiencia en países ricos en petróleo y minerales. Para respaldar los reportajes sobre el tema, el Instituto de Gobernanza de los Recursos Naturales (NRGI, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos, ha producido una nueva guía de reportaje diseñada para ayudar a periodistas a interrogar a miembros de industrias complejas y lucrativas de extracción en sus regiones.

La guía “Cubrir la industria extractiva”comienza explicando el proceso desde la exploración hasta la extracción, qué debe suceder con el dinero en distintos puntos del proceso, y qué buscar cuando se estudia la posibilidad de investigar una historia. También documenta casos de estudio útiles, como un documental de Al Jazeera que investigó la Operación Lava Jato en Brasil y una investigación transfronteriza sobre dinero extraviado en Angola.

GIJN realizó una sesión de preguntas y respuestas con Asmara Klein, directora de desarrollo de capacidades en NRGI. La crisis del COVID-19 ha agravado el clima periodístico que ya era desafiante, señaló, ya que se está usando como una cortina de humo por parte de algunos gobiernos nacionales para firmar acuerdos turbios a puerta cerrada. A continuación, una versión editada de la entrevista.

¿Para quiénes has diseñado el manual y de qué manera esperas que ayude?

Esta guía es un sitio integral para agrupar información, recursos y herramientas de aprendizaje sobre el sector. Diseñamos la guía para seguir la cadena de toma de decisiones en la minería o extracción: desde decidir si extraer o no un recurso… hasta entender uso de contratos y dinero para esos proyectos, destinarlo al presupuesto, decidir qué se hará con los ingresos, y medir el impacto socioeconómico y el impacto a nivel local. También intentamos ver cuáles son algunos beneficios que obtienen las comunidades de esa extracción.

Ciclo de un proyecto de minería. Gráfico en inglés cortesía de NRGI

¿Cuáles son las lecciones clave?

Creo que hay más información disponible que nunca, pero no hemos visto un aumento proporcional en la calidad o cantidad de los reportajes sobre el sector. Una de las razones, probablemente, es la dificultad para tener acceso a los documentos y para comprender todo el ecosistema. Otras veces los periodistas no están muy seguros sobre cómo usar la información. Ven la información disponible, o el contrato, pero no están seguros de cómo abordarlo. Lo que queremos es asegurarnos de que las personas entiendan qué información está disponible, inspirarlos y mostrarles cuáles son los tipos de análisis que pueden hacer con esa información.

También queríamos demostrar el abanico de reportajes, la variedad y los ángulos periodísticos. Porque lo que solemos ver en los países en los que trabajamos, son muchos reportajes sobre el impacto social y ambiental, algo tangible, pero no vemos muchas de las implicaciones financieras de empresas de propiedad estatal sobre las finanzas públicas, o la gestión de los ingresos: ¿Qué ocurre con el dinero cuando llega a las arcas del Estado?

¿Por qué es importante que los periodistas cubran este campo? ¿Es un área propicia para la corrupción o la mala administración?

Si eres periodista en un país que produce recursos, te darás cuenta que el sector es muy estratégico. En cuanto al ingreso para el Estado, en muchos países puede representar la mitad de los ingresos públicos. En un lugar como Nigeria, alcanza el 70% de los ingresos públicos. Pero también es un sector que tiene un enorme impacto, tanto social como ambiental en muchos países, así que muchos ciudadanos se ven afectados por esto.

El campo de las industrias de gas y petróleo es muy propenso a la corrupción por la escala de los ingresos. En Angola, cuando BP firmó un bono por firma de contrato con la empresa de petróleo nacional hace unos 10 a 15 años, el bono era de mil millones de dólares. Son fuentes de ingresos formidables, y como vienen de un proyecto específico, son fáciles de desviar.

12 señales de alerta que muestran riesgos de corrupción en el proceso de concesiones, por NGRI

1. El gobierno permite competir por una adjudicación, o recibirla, a una empresa que aparentemente no es apta.

2. Una empresa o individuo con historial de controversias o conductas delictivas compite para recibir, o recibe, una adjudicación.

3. Una empresa que compite para recibir, o recibe, la adjudicación tiene un accionista u otro vínculo comercial con una persona expuesta políticamente (PEP) o con una empresa de interés para una PEP.

4. Una empresa que compite para recibir, o recibe la adjudicación, muestra señales de que una PEP es beneficiaria activa oculta.

5. Un funcionario interviene en el proceso de adjudicación, lo que beneficia a una empresa en particular.

6. Una empresa facilita pagos, regalos o favores a una PEP con influencia sobre el proceso de selección.

7. Un funcionario con influencia sobre el proceso de selección tiene un conflicto de intereses.

8. Se restringe deliberadamente la competencia en el proceso de adjudicación.

9. Una empresa usa un intermediario externo para tener ventaja en la adjudicación.

10. Un pago realizado por la empresa que recibe la adjudicación se ha desviado de la cuenta gubernamental correspondiente.

11. Los términos acordados en la adjudicación se desvían significativamente de los estándares de la industria o el mercado.

12. La empresa que recibe la adjudicación, o sus propietarios, se venden por grandes beneficios sin haber hecho una labor considerable.

¿Qué está ocurriendo en cuanto al periodismo de investigación en este sector?

Durante los últimos 15 años ha habido una avalancha de información en el sector. Ahora hay mucha más información nueva sobre cuánto pagan las empresas a los gobiernos, y se están revelando contratos, sobre los beneficiarios activos de algunas de estas empresas. Es un sector que se está volviendo más abierto y transparente, pero eso no significa que siempre puedas navegar la información.

Foto: Pixabay

Las entidades mediáticas, especialmente en los países donde trabajamos, están en apuros con el financiamiento por un lado, y con las redes sociales por otro. Es el mismo problema que en los países occidentales.

Con un sector de comunicación en apuros, es mucho más difícil retener periodistas buenos y con experiencia, y la industria de extracción, por ser tan compleja, lleva tiempo. Debes invertir varios años haciendo reportajes sobre ella para poder investigar más a fondo y comprender las construcciones financieras de algunos contratos, la gestión de los ingresos, las implicaciones de la deuda soberana, todo ese tipo de cosas. El problema de un sector al que le cuesta mantener a su plantilla es que pierdes a esas personas especializadas.

Los periodistas a veces temen profundizar donde hay vínculos entre empresas privadas y gobiernos, o donde se enfrentan a un oponente con el poder legal y financiero de censurar una historia, ¿qué se puede hacer para evitar ese efecto desalentador?

Esto ha empeorado en los últimos años. El entorno en el que trabajan los periodistas, especialmente de este sector, se ha vuelto mucho más difícil. No solo porque las redacciones reciben amenazas directas, sino también sus fuentes. Podemos observar que las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en este sector han sido atacadas y están menos dispuestas a compartir información y ponerse en riesgo. Eso también es un factor importante sobre por qué se ha vuelto más difícil hacer reportajes.

En general, lo que hemos aprendido sobre cómo reducir el riesgo de recibir amenazas legales es algo que dice en la guía el periodista Nick Mathiason. Él afirma que para un periodista es muy importante ser preciso y justo.

A los periodistas los protege escribir de forma muy precisa, tener buenas fuentes, comprobar los hechos, revisar varias veces su interpretación y repasar los datos con expertos. Esto es un paso clave al hacer un reportaje. En cuanto a lo justo, se trata de asegurarse de obtener comentarios y perspectivas con distintos intereses e intentar ser lo más imparcial posible.

El último consejo que daría para hacer reportajes de forma más segura es trabajar en asociación internacional si es posible, con un consorcio o algún tipo de relación transfronteriza.

¿Cómo la pandemia afecta al periodismo y cuáles son tus inquietudes al respecto?

Estar consciente de los riesgos en la actualidad es crucial, porque, aunque el sector se ha vuelto más transparente y hay más información, lo que estamos presenciando hoy día es un poco de retroceso por la crisis del COVID-19.

Muchas empresas están usando el argumento de sufrir esta crisis, el alboroto en el sector, para no informar o retrasar sus informes. Pero, en segundo lugar, tienes a muchos gobiernos que han entrado en pánico porque han visto el precio del petróleo bajar mucho, y eso significa que muchos proyectos que se iban a desarrollar probablemente no se hagan porque son muy costosos. Por eso, para atraer inversionistas, hay una carrera hacia el abismo, y lo vemos en muchos países en los que trabajamos.

Hay muchos acuerdos turbios ocurriendo sin que los ciudadanos supervisen y las medidas de confinamiento son un buen argumento para hacer cosas a puerta cerrada. Pero, como los gobiernos y otros actores están luchando para recibir inversiones, muchas personas están listas para disminuir regulaciones sociales, ambientales, y protecciones financieras, es entonces que el papel de los periodistas actualmente es sumamente importante pero también arriesgado.

Nota del editor: GIJN consultó la guía de NRGI Cubrir la industria extractiva.

Lecturas adicionales

Investigando a las corporaciones y sus dueños

Cómo usar imágenes satelitales para investigar

Investigar a fondo las industrias extractivas: consejos de expertos (en inglés)

Exponer la explotación y corrupción relacionada con recursos naturales en territorios indígenas (en inglés)


Laura Dixon es la editora asociada de GIJN, y periodista independiente en el Reino Unido. Ha escrito desde Colombia, Estados Unidos y México, y su trabajo ha sido publicado por The Times, The Washington Post y The Atlantic, entre otros. Ha recibido becas de reportaje de la International Women’s Media Foundation y del Pulitzer Center for Crisis Reporting.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *