Configuración de accesibilidad

Tamaño del texto

opciones de color

monocromo color discreto oscuro

Herramientas de lectura

Aislamiento regla
when to green light an investigative pitch
when to green light an investigative pitch

Image: Shutterstock

Artículos

Temas

¿Cuándo dar luz verde a una investigación — o finalizarla?

Leer este artículo en

¿En qué momento debe un editor apartar a un periodista de su actividad habitual para asignarle un proyecto de investigación a largo plazo? ¿Qué información necesita antes de aprobar el coste de un viaje en avión o firmar un acuerdo con otra redacción para una investigación?

IRE23 logo interviewing sources

Imagen: captura de pantalla, IRE

Comprometerse con una investigación a largo plazo, también conocida como «dar luz verde», no siempre implica un momento concreto de decisión por parte de un periodista, pero siempre implica un riesgo y una información fiable que respalde una hipótesis. Los riesgos pueden incluir costes financieros o de tiempo, confiar en la credibilidad de las fuentes o de los informadores, poner en peligro la seguridad de los reporteros y la posibilidad de que una redacción rival se «adelante» al proyecto publicando algo sobre el tema.

En la reciente conferencia IRE23 en Estados Unidos (la cumbre anual de periodismo de investigación organizada por Investigative Reporters and Editors), GIJN habló con cinco editores de investigación para preguntarles qué información necesitan antes de dar el visto bueno a un proyecto. A la inversa, también les preguntamos las razones que les llevarían a poner fin a una investigación antes de publicarla. A esto le llamamos «luz roja».

Las respuestas de los editores siguen una fórmula. En primer lugar, normalmente quieren ver un «nut graf» o un resumen de lo que diría o cubriría el reportaje final. También buscan un reportaje previo que incluya una fuente creíble, una verificación inicial de la afirmación y razones por las que la historia tendría impacto.

Nota importante: la existencia de artículos anteriores o menos detallados sobre el mismo tema en un medio de comunicación rival no es necesariamente motivo para rechazar una propuesta.

Historias «mínimas» y «máximas»

A veces un editor da luz verde a una historia por la confianza que tiene en el conocimiento de un periodista sobre un tema.

Por ejemplo, Andrew Lehren, redactor jefe de NBC News Investigations en EE.UU., dice que, en raras ocasiones, los redactores pueden aprobar lanzamientos especulativos sin ninguna pista o dato nuevo si un reportero con buenas fuentes dice: «Apuesto a que X está sucediendo, causando daño a Y». Un ejemplo de ello fue su propia investigación de 2020 sobre el blanqueo de dinero por parte de Corea del Norte a través de bancos neoyorquinos, que fue aprobada exclusivamente por una corazonada de Lehren. Sin embargo, Lehren advirtió de que este tipo de investigaciones son rechazadas en la mayoría de los casos y rara vez o nunca reciben respaldo financiero. Por eso, los periodistas con poca experiencia deben ofrecer un par de historias «seguras».

La mayoría de los reporteros indicaron que rara vez dan por terminada una investigación, aunque el objetivo principal no haya dado resultado. En cambio, los redactores prevén historias «mínimas» y «máximas» que podrían resultar del proyecto. Un reportaje «máximo» podría revelar directamente la implicación secreta de un funcionario en una práctica dañina o corrupta, lo que llevaría a su destitución o enjuiciamiento, mientras que una versión «mínima» podría ser incapaz de nombrar culpables y sólo relacionar una práctica con el daño sufrido por víctimas concretas. Los editores subrayan que la publicación de historias mínimas sigue siendo útil, pero señalan que la transparencia es crucial: hay que asegurarse de decir explícitamente a la audiencia lo que se puede probar y lo que no.

Convertir una luz roja en verde

Los editores de investigación de Associated Press (AP) se enfrentaron en febrero al clásico dilema de la luz verde cuando su corresponsal en África Occidental, Sam Mednick, propuso un proyecto para investigar si las tropas gubernamentales eran responsables del asesinato de siete niños en Burkina Faso. El gobierno de ese país negó que sus soldados hubieran estado implicados. Mednick, que trabajaba en Senegal, había visto en las redes sociales un vídeo gráfico de 83 segundos en el que aparecían hombres con uniforme militar matando al último de los niños, un vídeo en el que también aparecían algunos edificios locales, botas militares y vehículos, pero poco más. Aunque reconocieron que la historia era importante, los editores rechazaron inicialmente la petición de Mednick de viajar de Senegal a Burkina Faso, según el reportero de investigación global de AP Michael Biesecker, debido a la preocupación por las dificultades de corroborar el vídeo en un entorno peligroso.

Biesecker afirma que la investigación cobró entonces un nuevo impulso, como les ocurre a muchos en AP: «Porque seguimos hablando de historias potenciales». Explica que Ron Nixon, jefe de investigaciones globales de AP, vio el impactante clip más tarde y sugirió a Biesecker que utilizara sus habilidades forenses visuales para tratar de verificar el vídeo e identificar la unidad militar desde su escritorio en Estados Unidos.

greenlight pitch AP Burkina Faso murder video online

Después de que la propuesta de un corresponsal africano de AP de investigar un vídeo en línea en el que unos soldados desconocidos asesinaban a siete adolescentes en Burkina Faso fuera inicialmente denegada, la unidad de Investigaciones Visuales de AP reanudó el proyecto verificando una serie de detalles del vídeo. Imagen: Captura de pantalla, AP

Al cabo de un día, Biesecker comunicó a los redactores de Mednick que había verificado lo siguiente:

  • El lugar de la masacre, a unos dos kilómetros (una milla) al norte de la capital regional de Ouahigouya. Biesecker utilizó Google Earth e imágenes de satélite Maxar de mayor resolución para la geolocalización.
  • Las botas de los soldados coincidían con una marca de botas de fabricación alemana entregadas al ejército de Burkina Faso por la Unión Europea.
  • La hora del día de la matanza -entre las 11 de la mañana y el mediodía- mediante el análisis de sombras a través de la herramienta SunCalc.
  • Un comunicado de prensa del Pentágono describía los camiones Mercedes donados al gobierno de Burkina Faso, una marca de camiones poco común en la región y que coincidía exactamente con los camiones del vídeo.

Armados con esta corroboración de las pruebas iniciales, los editores de AP dieron ahora luz verde, autorizando a Mednick a viajar a Burkina Faso, y comprometiendo recursos, incluido el tiempo de Biesecker, para la investigación. Una vez allí, Mednick pudo localizar a la madre y al tío de una de las víctimas, y contar su historia.

Más tarde, el equipo también desenterraría un documento interno del gobierno en el que, al día siguiente de los asesinatos, un alto mando del ejército burkinés advertía a las tropas de que no publicaran en las redes sociales vídeos como el de la masacre. Biesecker explica que una verificación forense visual como ésta es sólo uno de los varios elementos que podrían reiniciar una historia estancada, incluyendo una fuente humana de confianza, patrones a partir de datos y aportaciones de socios colaboradores.

Factores que ayudan a dar luz verde a una investigación

Verificación y noticias de última hora
Hoda Osman, executive editor ARIJ

Hoda Osman, editora ejecutiva de ARIJ. Imagen: Cortesía de ARIJ

«Se necesita bastante información previa», afirma Hoda Osman, editora ejecutiva de Arab Reporters for Investigative Journalism (ARIJ). «Especialmente en nuestra parte del mundo, hay que evaluar la seguridad y la probabilidad de corroborar las pruebas. Los reporteros pueden tener una gran premisa, que parece válida y tiene documentación, pero hay dos grandes factores para los editores: uno, ¿se puede probar realmente el caso, con información de muy difícil acceso en la región? y, dos, ¿va a hacer que maten o detengan al reportero?».

Osman afirma que los proyectos de investigación en la región de Oriente Medio y Norte de África pueden convertirse rápidamente en reportajes sin segundas fuentes independientes, y que la exclusividad o la novedad siguen siendo valores informativos importantes para el público local.

«Hay que comprobar hasta qué punto la revelación se ha hecho antes, y cómo se hizo esa historia – y si la nueva información que tienes podría realmente hacer avanzar la historia», explica. «Por muy convincentes que sean tus fuentes, si no revelas realmente información nueva como periodista, no puedes tener éxito con una investigación».

Plan de ataque

«Lo ideal, como editor, es ver una tesis; opciones mínimas y máximas de la historia, y un memorándum», dice Lehren, que también es profesor adjunto en la City University of New York’s Graduate School of Journalism. «En la nota, el reportero describe el tipo de fuentes y, sobre todo, los documentos que ya tiene, y calcula el tiempo y los recursos que necesitará. Si dicen que esperan conseguir un documento de la FOIA en una semana, yo les diría: ‘Esperemos a tener la FOIA antes de dar luz verde a nada'».

Como ejemplo del tipo de información que suele hacer que se apruebe una idea para un reportaje, Lehren describió el paquete de propuestas que ofreció para investigar los abusos de los contratistas militares privados en Irak. La tesis que ofreció decía más o  menos lo siguiente: «Los contratistas militares privados en Irak han matado y herido a muchos más civiles iraquíes de lo que nadie ha imaginado». En su nota informativa a los editores, Lehren decía que ya había encontrado varios incidentes letales en los que estaban implicadas estas empresas en los registros filtrados de la guerra de Irak, y que tardaría «alrededor de una semana» en crear una base de datos de todos los contratistas militares. En la nota se explicaba que luego cotejaría esos nombres con los registros de guerra y otros datos, y que después se tomaría un poco más de tiempo para verificarlos y buscar fuentes humanas.

«Les digo a mis alumnos que antes de proponer un tema, deben formar una tesis. Tal vez hayan visto hechos en un caso de un tribunal federal en los que nadie más ha reparado; tal vez se trate de la corroboración de documentos de una ONG o de archivos de la SEC», afirma Lehren.

Confiar en los instintos

«En televisión, la luz verde se da probablemente cuando se empieza a rodar, por lo que el reportero debe haber hecho la investigación básica y haber averiguado el dato», dice Jodie Fleischer, redactora jefe de contenidos de investigación de Cox Media Group. Detener un proyecto es a menudo una sensación: si las pistas se están agotando, si el equipo no se siente tan seguro, si una fuente clave ha abandonado. Si me dicen: ‘Esto no me parece bien’, les tomo la palabra y lo más probable es que lo eliminemos de la parrilla».

Fleischer añade que los reportajes anteriores de otros medios son una consideración menor, siempre que la historia profundice más y sea importante para su audiencia.

Conocer las fuentes y al público

«Lo primero que hay que hacer es comprobar la veracidad de la denuncia y demostrar que la historia es sólida», dice Cindy Galli, productora ejecutiva de la Unidad de Investigación de ABC News. «Puedes tardar días, semanas, incluso meses en asegurarte de que tienes una investigación viable, porque yo no voy a gastar tiempo y dinero, y quitar equipos de otras cosas, para perseguir algo poco sólido. Necesito saber que has investigado a tu fuente clave».

Cindy Galli, investigative reporter ABC News

Cindy Galli, productora ejecutiva de la Unidad de Investigación de ABC News. Imagen: Captura de pantalla, IRE

Galli explica que el significado de dar luz verde a una noticia puede variar según el medio de comunicación. «Yo diría que es cuando asignas dinero a un proyecto, mientras que otro editor diría que es después de que el departamento jurídico lo haya estudiado», explica. «Pero tienes que saber si la historia va a interesar a tu público, así que si no encuentras el nexo entre las pruebas y el interés de tu público, no vas a invertir en ella».

Galli afirma que la existencia de reportajes anteriores de otros medios sobre el mismo tema no debería paralizar automáticamente una propuesta. «He visto buenas historias anuladas porque otra persona ha hecho una historia menor sobre el tema», dice. «Pero si puedes hacerlo mejor, o más en profundidad, o tienes elementos que otro no tenía, creo que puedes seguir con ello. También tenemos audiencias diferentes, y hay mucha fidelidad a las marcas, así que mis espectadores de las noticias locales pueden no estar al tanto de un tema que les afecta.»

Galli revela que, cada vez más, la luz verde puede implicar el consenso entre redacciones, en lugar de pruebas presentadas por un solo reportero. «La colaboración es el futuro del periodismo de investigación», concluye.

Recursos adicionales

Cuatro maneras de detectar imágenes falsas con tu teléfono

Aprovechar al máximo las redes sociales en tu redacción: consejos para difundir y conseguir participación del público

Guía para periodistas: cómo investigar la desinformación


Rowan Philp, senior reporter GIJNRowan Philp es reportero senior de GIJN. Antes, fue reportero jefe del Sunday Times de Sudáfrica. Como corresponsal en el extranjero, ha informado sobre noticias, política, corrupción y conflictos en más de dos docenas de países en el mundo.

Republica nuestros artículos de forma gratuita, en línea o de manera impresa, bajo una licencia Creative Commons.

Republica este artículo


Material from GIJN’s website is generally available for republication under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International license. Images usually are published under a different license, so we advise you to use alternatives or contact us regarding permission. Here are our full terms for republication. You must credit the author, link to the original story, and name GIJN as the first publisher. For any queries or to send us a courtesy republication note, write to hello@gijn.org.

Leer siguiente

Herramientas y consejos para reportear Metodología Noticias y análisis

Cómo gamificar tus investigaciones periodísticas

Si buscas llegar a un público más joven, apuesta por gamificar tu investigación. Los juegos activan la empatía y permiten un mayor impacto en la audiencia. Lee las recomendaciones recopiladas por Katarina Sabados, periodista basada en Vancouver.