Configuración de accesibilidad

Tamaño del texto

opciones de color

monocromo color discreto oscuro

Herramientas de lectura

Aislamiento regla

Artículos

Temas

Cómo las salas de redacción sin fines de lucro fueron pioneras en cubrir a profundidad temas de salud

Leer este artículo en

Un especial de Salud con Lupa, un medio periodístico de Perú, se centró en los niños huérfanos a causa de la pandemia. Imagen: Rocío Urtecho / Cortesía de Salud con Lupa.

Cuando se intensificó la pandemia del COVID-19, los editores reunieron a toda prisa grupos de trabajo que cubrieran la crisis. Los lectores querían saber sobre temas especializados como la eficacia de las vacunas y las capacidades de las unidades de cuidados intensivos. Muchos periodistas enfrentaron una difícil curva de aprendizaje.

Algunos medios ya estaban dedicados a investigar temas de salud y le llevaban ventaja a los demás en el cubrimiento de la crisis. Antes del coronavirus, trataban temas como el turismo médico, el estado de la salud privada en India y la influencia de la industria tabacalera en la investigación en salud. Sin embargo, cuando golpeó la pandemia, se dio un giro en su cobertura periodística.

La diferencia es que ya sabían cómo elaborar redes de expertos en salud y vacunas y, sobre todo, cómo investigar tanto la ciencia como la política que se hallaba tras la respuesta a la pandemia. 

«Tuvimos relaciones estrechas con el mundo de la ciencia, gracias a nuestros reportajes», dijo Mia Malan, editora en jefe y directora ejecutiva del medio sudafricano Bhekisisa, que se enfoca en salud. «Entendíamos bien cómo funcionaba la ciencia y las metodologías de investigación, y esta ventaja no la tenían los otros reporteros».

Algunos centros de investigación, como ProPublica y California Health Report, priorizaban el cubrimiento de salud mucho antes de la pandemia. De hecho, en 2012, cuando comenzó el auge de los grupos de periodismo de investigación sin ánimo de lucro, una encuesta arrojó que casi una quinta parte de los medios por fuera de los Estados Unidos consideraban una prioridad investigar la salud: no muchos menos de los que investigaban crímenes de cuello blanco.

Medios como Salud con Lupa de Perú, Health Analytics Asia de India, y Kaiser Health News de los Estados Unidos, forman parte de una cantidad cada vez mayor de salas de redacción con enfoque internacional y regional, que centran casi toda su atención en temas de salud. Medios como estos lideran el camino en investigaciones sobre políticas de salud, desigualdad en acceso a la salud y noticias sobre salud pública, mientras hacen trabajo pionero al contar historias y construir colaboraciones periodísticas.

La salud como un tema interdisciplinario

Salud con Lupa, compuesto por seis reporteros más otros miembros del equipo. Imagen: Karem Zárate / Salud con Lupa.

Desde julio de 2019, Salud con Lupa, desde Perú, ha investigado historias de salud pública en América Latina. La sala de redacción principalmente digital, con seis periodistas, se enfoca en la salud como un derecho humano y en sus amenazas, provengan estas de estados, industrias o desinformación.

Según Fabiola Torres, directora y fundadora, al mostrar cómo las historias de salud se cruzan con la política, los derechos humanos, la desigualdad, y otros temas, Salud con Lupa -que recibe 300.000 visitas en una semana promedio- espera mejorar la comprensión de su audiencia sobre la importancia del cuidado de la salud, y cómo puede verse afectado por intereses comerciales y falta de transparencia.

Durante la pandemia, Salud con Lupa ha investigado cómo el COVID-19 exacerbó la desigualdad en Brasil, y qué tan preparados estaban los hospitales de América Latina para lidiar con una segunda ola. Big Local News Initiative, de la Universidad de Stanford, financia una investigación de datos que actualmente está en curso sobre el impacto de el COVID-19 en las comunidades indígenas. «La Otra América Latina» saca el cubrimiento del coronavirus de las ciudades y cuenta la historia del impacto de la pandemia en cinco grupos indígenas de diferentes países de América Latina. También relaciona datos regionales sobre infecciones y muertes en estas comunidades.

Antes del COVID-19, su investigación de seis meses sobre las víctimas de violencia obstétrica en América Latina involucró una colaboración entre periodistas y medios de Argentina, Ecuador, Chile, México, Perú y Venezuela. Mediante entrevistas, reportajes multimedia y series de infografías, contaba las historias de 27 mujeres, mientras investigaba los sistemas de salud y las prácticas que les fallaron.

Salud con Lupa también hace reporteo constante de noticias e integra una red de verificación de datos sobre COVID-19. El Centro de Periodismo de Salud, Bhekisisa (nombre que viene del verbo «escrutar» en isiZulu), en Sudáfrica, similarmente produce noticias, análisis, y reportajes multimedia, junto con su trabajo de investigación. El medio tiene un enfoque narrativo y a menudo enfocado en soluciones.

«La salud en un país como Sudáfrica es un tema de justicia social, así que observamos el género, la violencia basada en género, la higiene, la economía y la educación», dijo Malan. «No sería acertado describirnos como un centro de periodismo basado en medicina. Somos periodismo basado en evidencia y justicia social».

Según Malan, las investigaciones de salud de Bhekisisa cubren corrupción política o corporativa, pero buena parte del trabajo investiga políticas y la ciencia o la evidencia en las que se basan, así como las consecuencias de su implementación.

Más allá de la pandemia, Bhekisisa se ha aliado con Media Hack para hacer un mapa del feminicidio en Sudáfrica y ha hecho un reportaje sobre las muertes de migrantes indocumentados en un centro de detención.

Bhekisisa tiene una planta de ocho personas y quiere revelar temas de una forma accesible para que los tomadores de decisiones y el público general tengan una comprensión adecuada de la ciencia o la evidencia tras las políticas que afectan sus vidas. «Se debe ampliar nuestra rígida definición de un periodista de investigación», dice Malan, «porque si no permites que incluya el impacto social de las políticas sobre la gente, estarías investigando un fragmento muy reducido de la sociedad, y perdiendo muchos temas».

Trabajo en colaboración

El trabajo realizado por estos especialistas en el cubrimiento de salud requiere habilidades que van más allá del periodismo. La pandemia del COVID-19, en particular, ha puesto de relieve el valor de un cuerpo de reporteros que puede interpretar y descifrar el material en las revistas médicas e investigar las políticas de salud pública que tienen un enorme impacto sobre la sociedad.

«Los periodistas necesitan personas especializadas de otras disciplinas, como matemáticas, estadística y antropología, para comprender mejor la realidad de una historia», dice Torres de Salud con Lupa. «Debemos entender la metodología de las ciencias sociales o la medicina, para abordar la información especializada y diseñar una estrategia no solo para hacer cubrimientos, sino para hacer mejores cubrimientos de salud».

Desde su inicio, Salud con Lupa ha construido una red confiable de aliados para cumplir esta necesidad como parte de su modelo de «investigación anfibia». El cofundador, Jason Martínez, es un científico experto en estadística y big data. Por ejemplo, su investigación sobre los tratamientos para el COVID-19 de los que más se hablaba resultó de una alianza con la Fundación Epistemonikos de Chile

Construir alianzas fuertes puede traer experticia, ideas para historias, herramientas e incluso financiación a los medios enfocados en salud, así como un público más amplio, gracias a la audiencia de sus socios. Health Analytics Asia, también un portal especializado en salud, se basa en «colaboraciones entre periodistas, análisis de datos, profesionales de la salud y expertos en tecnología», para ofrecerle un mejor servicio a la audiencia. El proyecto Global Health, del portal investigativo del Reino Unido, Bureau Local, se lanzó en noviembre de 2020 y espera trabajar con «distintas comunidades de experticia y experiencia», para retar el «exclusivo y extractivo proceso» del periodismo mundial de salud.

Investigar el COVID-19

Mia Malan. Imagen: Cortesía de Bhekisisa.

Para Bhekisisa, la pandemia ha llevado a nuevas colaboraciones, incluyendo una organización de medios comunitarios, y un espacio en un programa de televisión sudafricana que ofrece análisis científico diario. Según Malan, ha elevado el perfil del portal y aumentó el ritmo de las oportunidades de financiación, en especial para proyectos relacionados con COVID-19.

La investigación en salud durante una pandemia ha traído cambios prácticos y estratégicos. Salud con Lupa ya había hecho coberturas de salud en América Central y del Sur, pero ahora está enfocada principalmente en Perú, a causa de las altas tasas de mortandad en el país durante la pandemia. El portal ha aumentado su producción para publicar diariamente y añadió secciones enfocadas en salud mental y temas de nicho, como el impacto del coronavirus en la industria hospitalaria y alimenticia.

El equipo cambió el foco de sus historias y las herramientas investigativas que construye para priorizar la pandemia: desde analizar grupos de datos relacionados con la importación y exportación de aparatos médicos a Perú, hasta solicitar transcripciones de llamadas por Zoom entre ministerios del gobierno y compañías farmacéuticas.

El éxito de estas historias muestra cómo los medios que se especializaban en investigaciones de salud estaban bien posicionados, en muchos respectos, para lidiar con reportajes sobre una historia que se movía tan rápido, implicaba tantos datos y resultaba tan importante como el COVID-19. La bien establecida sección de verificación de datos de Salud con Lupa hace parte de las redes regionales e internacionales de verificación de datos.

Dado que las políticas para lidiar con el COVID-19 se introducen rápidamente, y cambian según las nuevas vacunas y variantes, Bhekisisa cambió el formato de algunas investigaciones, con explicaciones que analizaban la ciencia tras las decisiones de política y cómo podrían desarrollarse, en lugar de profundizar en las políticas que podrían no durar mucho tiempo. Sus investigaciones sobre el Equipo de Protección Personal (EPP) les dio a los lectores herramientas y ciencia para analizar los futuros anuncios sobre EPP por parte del gobierno, y por ejemplo, hacerlo rendir cuentas por cualquier acto de corrupción.  

El equipo de reportajes sobre salud

Gráfica de Bhekisisa. Imagen: Toma de pantalla.

Tanto Salud con Lupa como Bhekisisa resaltan la independencia como una fortaleza central para su modelo. Para Bhekisisa, la independencia editorial con respecto a sus donantes es crucial. Aunque el medio no sobreviviría sin financiación de donantes, el equipo escoge cuidadosamente a quienes lo apoyan. «Si hubiera alguna interferencia, lucharía contra ella. Prefiero devolver fondos que comprometer nuestra credibilidad», dice Malan.

La reciente investigación de Salud con Lupa sobre la corrupción política relacionada con las pruebas para la vacuna contra el COVID-19, Vacunagate, ejemplifica su compromiso con la independencia que, según Torres, es una posición difícil pero necesaria de mantener, en un campo en el que tantas iniciativas mediáticas son financiadas o apoyadas por la industria de la salud. Torres también señala que, a pesar de haber un aumento en la atención sobre las noticias de salud a raíz de la pandemia, para ellas es un reto hallar una fuente independiente de apoyo financiero en América Latina.

Salud con Lupa aplica para becas, realiza programas de entrenamiento y construye un modelo de membresía para financiar su trabajo. Su presupuesto anual es de 200,000 dólares. Los costos de operación de Bhekisisa dependen en un 95% de donaciones, siendo su principal donante la organización Bill & Melinda Gates Foundation. Su presupuesto operacional para el actual año financiero es de aproximadamente 890,000 dólares.  

Malan dice que durante el primer pico de la pandemia en Sudáfrica, la financiación para el periodismo de salud aumentó sustancialmente. Sobre todo desde donantes que antes no habían financiado este periodismo, como Facebook. «Bhekisisa se benefició enormemente», afirma Malan.

«Recibimos financiación con la que contratamos consultores para entrenamientos y asesoría produciendo nuestra marca y mejorando nuestro boletín para usarlo como una herramienta que nos permitiera posicionar la marca», añade. «Nos hizo una organización más fuerte».  

Sin embargo, según Malan, gracias a las alianzas forjadas durante la pandemia, como la que establecieron con la organización de medios comunitarios Eh!woza, obtuvieron una beca de National Research Foundation. Además, Malan dice que su mezcla de habilidades puede generar propuestas más solidas para los donantes en el futuro y un periodismo más poderoso. «Esa beca no se habría dado sin esta alianza», dice.

Ambas organizaciones están comprometidas con entrenar la próxima generación de periodistas de investigación en salud y ofrecen cursos para periodistas. Esto representa un ingreso adicional y oportunidades de alianzas, así como el espacio para mejorar la comprensión que los periodistas de otras especialidades tienen de la ciencia y la salud.

En Perú, por ejemplo, la comunidad de periodistas especializados en salud o ciencia es pequeña, según Torres. Dos terceras partes de los periodistas que asistieron a los dos cursos de epidemiología y vacunas que ofreció Bhekisisa eran reporteros de política y temas generales.

«Sin COVID-19 estoy convencida de que nunca hubieran estado interesados», dice Malan. «Espero que esto nos ayude a estar mejor preparados para la próxima pandemia, o para hacer reportajes sobre historias políticas que conecten con temas de salud, desde una comprensión más matizada».

Recursos adicionales

Cómo investigar los contratos de las vacunas para combatir el COVID-19

Guía de GIJN: Investigación periodística en salud y medicina

Nuevas herramientas y consejos para investigar el cambio climático


Laura Oliver es periodista freelance que vive en el Reino Unido. Hace reportajes para el Reuters Institute for the Study of Journalism, en la Universidad de Oxford, y ha trabajado con Guardian y BBC. Es la cofundadora del Society of Freelance Journalists, una comunidad mundial de Slack para los periodistas freelance.

Republica nuestros artículos de forma gratuita, en línea o de manera impresa, bajo una licencia Creative Commons.

Republica este artículo


Material from GIJN’s website is generally available for republication under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International license. Images usually are published under a different license, so we advise you to use alternatives or contact us regarding permission. Here are our full terms for republication. You must credit the author, link to the original story, and name GIJN as the first publisher. For any queries or to send us a courtesy republication note, write to hello@gijn.org.

Leer siguiente

Image: Shutterstock

Enseñanza y entrenamiento Investigación Periodismo de datos

Lecciones aprendidas: 10 errores comunes del periodismo de datos

Expertos señalan la desconexión entre los datos y narrativa, la necesidad de verificar datos anómalos y la importancia de trabajar con equipos multidisciplinarios. Descubre cómo estos desafíos están reinventando al periodismo de datos y qué pasos pueden tomar los medios para abordarlos.