Investigaciones periodísticas destacadas del mundo, publicadas en 2020

Print More

Desde la Red Global de Periodismo de Investigación, trabajamos con editores de distintos países, quienes están constantemente leyendo las investigaciones publicadas en sus regiones. Todos ellos hicieron un listado de las mejores investigaciones del 2020.

A continuación, el equipo de GIJNEs hace un breve recuento de los listados publicados por los editores en África, Medio Oriente, Europa y Asia. También puedes leer el recuento de las investigaciones destacadas en América Latina aquí.

África

Imagen: El lago Victoria cubierto por algas cerca del nacimiento del río Kisat en octubre de 2019. Crédito: Jeff Angote / Nation.

Pruebas de la toxicidad del lago Victoria (Kenia)

El lago Victoria es el cuerpo de agua dulce más grande de África. Este abarca Kenia, Uganda y Tanzania. También es el nacimiento del Nilo, el río más largo del continente. Una investigación del lago entero requeriría un equipo de periodistas con la capacidad de realizar trabajo transfronterizo. En febrero de 2020, eso es justo lo que hizo el Nation Media Group (NMG)

Cuando el equipo publicó y transmitió su investigación de tres meses, la cobertura que recibió fue inigualable. Utilizando medios impresos, en línea, de radio y de televisión en los tres países del este africano, NMG recolectó 54 muestras de agua, pescado y sedimentos de 28 puntos de la orilla del lago Victoria. Su investigación encontró “al menos ocho metales en distintas concentraciones” incluyendo plomo, mercurio, cadmio, cromo, zinc, hierro, manganeso y fluoruro; los metales más tóxicos estaban 75 veces por encima de los niveles recomendados. NMG utilizó sus hallazgos para desarrollar una serie de investigaciones multi-plataforma que publicaron y transmitieron en sus medios de comunicación multimedia en los tres países. Estos reportajes, específicos para cada país, aparecieron en NTV y Daily Nation de Kenia, The Citizen en Tanzania, NTV Uganda y Daily Monitor en Uganda; y en el periódico regional The East African.

Evasión de impuestos de los gigantes tecnológicos (Ghana/Nigeria)

Esta investigación de tres meses realizada por Gideon Sarpong en Ghana y por Olivia Ndubuisi en Nigeria, alegó que las principales compañías tecnológicas no pagan impuestos en algunos países africanos donde reciben ingresos. Con el apoyo de documentos y entrevistas, los periodistas encontraron que algunos gigantes tecnológicos no han pagado impuestos en Ghana y Nigeria desde hace más de una década. Más que dejar en evidencia a las compañías tecnológicas, la historia sirvió para identificar deficiencias en la legislación fiscal de ambos países, resaltando la necesidad de evaluar las regulaciones para adaptarlas a una economía global que cada día es más digital. Cinco meses después de que se publicara la investigación, un informe de Action Aid descubrió que 20 países en vías de desarrollo de África, Asia y Sudamérica habían perdido hasta $28 millones de dólares en ingresos fiscales potenciales de las grandes compañías tecnológicas. 

Seguimiento de la corrupción relacionada con el COVID-19 (Zimbabue)

A principios del año pasado, mientras casi todo el planeta se confinaba, un grupo de funcionarios de gobierno y empresarios de Zimbabue sacaban provecho de la pandemia. Un reportaje investigativo publicado en ZimLive.com alegó que el gobierno había enviado $2 millones a una compañía que solo existía desde hacía dos semanas. Este artículo, junto con la tenaz investigación de periodistas como Hopewell Chin’ono y otras revelaciones e historias de seguimiento, eventualmente obligaron al gobierno del presidente Emmerson Mnangagwa a cancelar su contrato con Drax International y a despedir y arrestar al ministro de sanidad, el Dr. Obadiah Moyo. Más adelante, se le dejó en libertad bajo fianza. Sin embargo, cuando las acusaciones de corrupción relacionadas con el COVID-19 en Zimbabue se acercaron demasiado a la familia del presidente, funcionarios del gobierno comenzaron a lanzar amenazas. Eventualmente, la policía realizó una redada en la casa de Mduduzi Mathuthu, uno de los periodistas que contribuyeron al reportaje, la saquearon y arrestaron a su hermana. Mathuthu eventualmente tuvo que esconderse. Mientras tanto, el periodista Chin’ono, quien descubrió algunos de los documentos, recibió amenazas y más tarde fue arrestado. Lo detuvieron dos veces el año pasado. 

Para leer más historias publicadas en 2020 en África, haz click aquí. 

Medio Oriente

Captura de pantalla: OCCRP.

El gobernador extraterritorial (Líbano)

Compañías extraterritoriales pertenecientes al gobernador del Banco de Líbano presuntamente invirtieron en activos extranjeros con un valor de casi $100 millones en los últimos años, incluso mientras él animaba a otros a invertir en la devastada economía de su país. Los rumores sobre la riqueza extraterritorial de Riad Salame han circulado por Beirut desde hace años, pero la magnitud de las inversiones realizadas por uno de los funcionarios más prominentes de Líbano se había mantenido en secreto. OCCRP y su socio libanés, Daraj.com, rastrearon sus inversiones en el extranjero, informando sobre múltiples contratos de bienes raíces en Reino Unido, Alemania y Bélgica realizados a lo largo de una década. Las cuentas empresariales sugieren que las inversiones se financiaron con préstamos de decenas de millones de euros, a veces conseguidos sin garantía, según la investigación. Salame negó los cargos, declarando a OCCRP que no había roto ninguna ley y que había acumulado una “riqueza privada significativa” antes de unirse al Banco de Líbano en 1993 y que “nada le impide invertirla”. 

Cómo desaparecieron 20,000 camas de hospital (Egipto)

Una investigación realizada por ARIJ y Zatmasr muestra cómo, en un periodo de 20 años, el gobierno egipcio cerró 476 hospitales gubernamentales, mientras que 60 clínicas rurales (también conocidas como “hospitales para pobres”) quedaron fuera de servicio tras ser convertidas en departamentos de los hospitales centrales. Ahora, cuando la infraestructura sanitaria es más necesaria que nunca, las poblaciones vulnerables tienen problemas para encontrar camas disponibles para los enfermos. 

Aerolíneas tunecinas y Ben Ali (Túnez)

Aún no se conoce por completo el daño causado por el antiguo dictador tunecino Zine El Abidine Ben Ali, quien se vio forzado a dejar el poder debido a las protestas de 2011. En enero, el medio independiente Inkyfada demostró que, entre 2008 y 2009, dos importantes transacciones que involucraban una aerolínea internacional beneficiaron a la familia presidencial. De acuerdo con esta investigación, la compañía entera estaba dirigida según los caprichos del antiguo jefe de gobierno; así fuera la decisión de vender acciones a los parientes de Ben Ali o comprar un nuevo avión presidencial. Desde que se realizaron estas transacciones sospechosas, la compañía ha experimentado una serie de dificultades y pérdidas económicas. Es poco probable que se enfrenten a repercusiones legales; la ley de reconciliación de Túnez, aprobada después de la caída del régimen, ha hecho posible esconder este caso y proteger a los principales involucrados. 

Para leer más historias publicadas en 2020 sobre el Medio Oriente, haz click aquí

Países francófonos

Captura de pantalla: Disclose.

Desenmascarándo la pedofilia en el deporte (Francia)

Los periodistas independientes Mathieu Martinère y Daphné Gastaldi indagaron sobre la violencia sexual en los deportes franceses para Disclose. Revisaron recortes de prensa locales publicados desde 1970 y compilaron una lista de 77 casos que estaban siendo investigados en 28 deportes diferentes. Estos casos involucran a 276 víctimas, en su mayoría menores de 15 años cuando sucedieron los incidentes.

En lugar de enfocarse en los perpetradores, los periodistas analizaron los fallos en los mecanismos de prevención y protección existentes. Revelaron que en los clubs para principiantes, los educadores voluntarios podían seguir ejerciendo a pesar de haber sido condenados por pedofilia, sin tener que pasar por una verificación de antecedentes, mientras que a los entrenadores se les permitía trabajar con menores incluso tras haber sido acusados o condenados por casos de violencia sexual. La historia, publicada a finales de 2019, causó conmoción en el mundo del deporte. Unos días después de su publicación, el ministerio del deportes francés creó una unidad especial para recolectar testimonios de personas afectadas por la violencia sexual en los deportes. Desde su creación, se ha acusado de violación o asalto sexual a 313 personas de 80 disciplinas diferentes.

Rastreo de un sospechoso del Genocidio de Ruanda en Francia (Ruanda/Francia)

El periodista freelance Théo Englebert pasó ocho meses investigando antes de encontrar a la persona que estaba buscando en un suburbio de Orleans, a una hora de París: Aloys Ntiwiragabo, uno de los hombres más buscados por el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) antes de su disolución en 2015. Ntiwiragabo trabajaba como director de inteligencia durante el genocidio de Ruanda en 1994, fue uno de los fundadores del grupo armado Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) y se sospecha que estuvo involucrado en el genocidio en el que se cree que murieron hasta un millón de personas. Para encontrarlo, Théo Englebert utilizó técnicas de código abierto, realizó solicitudes de información pública y utilizó métodos clásicos de vigilancia. Después de la publicación del artículo en Mediapart en julio, el fiscal contra el terrorismo de Francia inició una investigación criminal sobre los presuntos crímenes de lesa humanidad y las autoridades de Ruanda lanzaron una orden de arresto internacional contra Ntiwiragabo. 

El tráfico de cocaína causa estragos en el oeste de África (Costa de Marfil)

En Costa de Marfil, VICE causó un revuelo en junio cuando señaló al entonces ministro de defensa Hamed Bakayoko (quien ahora es el primer ministro del país) como uno de los presuntos involucrados en una amplia red de tráfico de cocaína. Los periodistas que realizaron la investigación, con el apoyo de Money Trail Project, describieron al político como “un peón central en el tráfico de cocaína”. Este es el tercer artículo en una serie de investigaciones sobre el comercio de droga en la región. Dirigiéndose a sus lectores, la revista escribió: “La cocaína que tanto disfrutas está causando estragos no solo en tu nariz sino en el este de África”. En medio de un año electoral, estas acusaciones generaron indignación en la región. Bakayoko negó enérgicamente las denuncias, diciendo que estas acusaciones “van en contra de mis principios y es probable que traigan desprestigio a mi país” y dijo que demandará a la publicación y a los periodistas involucrados en la historia

Para leer más historias publicadas en 2020 sobre países francófonos, haz click aquí

Rusia, Ucrania y Kazajstán

Captura de pantalla: Liga.net

Desde Rusia con amor: El imperio anónimo de Telegram (Ucrania)

Telegram es una de las mayores aplicaciones de mensajería del mundo, con 400 millones de usuarios. Creada como una plataforma independiente y libre de censura, Telegram se ha convertido en el canal de distribución para medios independientes, así como una herramienta de comunicación para activistas de la oposición en países autoritarios. Pero esta investigación realizada por periodistas del grupo de medios digitales Liga revela el lado oscuro del anonimato y cómo Telegram puede ser utilizado como un medio de comunicación para terroristas. Telegram también se ha convertido en el instrumento ideal para difundir la propaganda y desinformación del gobierno ruso. 

Para demostrar cómo los canales de Telegram funcionan y qué tan fácil es compartir información falsa a través de la plataforma, los periodistas realizaron un experimento interesante. El equipo creó un canal falso dedicado a la teoría de que la Tierra es plana y que la evidencia científica que demuestra lo contrario es falsa. El artículo conspiratorio escrito por el equipo afirmaba que la teoría pronto aparecería en los libros de texto ucranianos y que la NASA había compartido imágenes relacionadas con dicha teoría en una conferencia secreta. Crear el canal tardó solo unos minutos y, tras gastar alrededor de $200 dólares en promoción, recibió 25,000 visitas en media hora, alcanzando 20,000 suscriptores en dos días. 

El otro lado del petróleo (Kazajstán)

Este documental fue realizado por periodistas de un pequeño periódico con la intención de dirigir atención a un problema ambiental y social de importancia nacional. El equipo de rodaje visitó tres regiones del oeste de Kazajstán —Aktobé, Mangystau y Atirau— todas ricas en petróleo y atractivas para inversión extranjera. La mayoría de los yacimientos de petróleo en estas áreas están siendo desarrollados por subsidiarias de compañías petroleras de China y Corea del Sur. 

La cinta, subtitulada en inglés, demuestra que la producción petrolera no ha traído los petrodólares prometidos a estas regiones ni nuevos caminos ni ningún tipo de mejoras en infraestructura. Los locales aún viven en chozas sin servicios básicos y se quejan de la muerte del ganado, tierra estéril, agua contaminada y enfermedades que afligen a los niños y adultos del lugar. 

Los reyes de la basura rusos (Rusia)

IStories investigó cómo el control del mercado de basura rusa —valorado en millones de dólares— estaba repartido entre oficiales federales, regionales y personas cercanas al presidente de Rusia. Debido a la reforma del sistema de manejo de desperdicios, se entregaron contratos de recolección, reciclado y desecho de basura a compañías sin experiencia y, a menudo, con precios elevados. En lugar de los servicios de reciclaje que se prometieron, los periodistas encontraron que la basura de Moscú se transporta a vertederos regionales que contaminan el aire y alcanzan la altura de un edificio de 10 pisos. 

Para rastrear a dónde se llevaba la basura, los periodistas idearon una táctica interesante: cosieron un teléfono celular adentro de un peluche y lo tiraron en un basurero. En el documental (que tiene subtítulos en inglés) y una serie de artículos complementarios, nos impresionaron los insólitos héroes de esta investigación, como el abuelo activista de 90 años y veterano de la Segunda Guerra Mundial que ahora patrulla los caminos para evitar que los camiones de basura de Moscú entren en su región. 

Para leer más historias publicadas en 2020 sobre países donde se habla el idioma ruso, haz click aquí

Bangladesh

jagonews24.com

Las mujeres que viven en esta parte de la costa sur de Bangladesh caminan millas buscando agua fresca para beber. Foto: Cortesía de Jagonews24.com

Aguas turbulentas 

Cada día, cientos de aldeanos de Shyamnagar Upazila, en el distrito Satkhira al sudeste de Bangladesh, se bañan, lavan su ropa y recolectan agua para consumo en estanques de agua salina. Hace una década, el ciclón Aila devastó la costa, envenenando las fuentes de agua subterránea con sal. Desde entonces, la situación no ha hecho más que empeorar. Aunque ya se conocían las historias de esta agua contaminada, no se sabía cómo estaba afectando la salinidad a los cientos de mujeres y niños del área.

Jesmin Papri, una periodista del portal en línea Jagonews24.com, pasó cuatro meses investigando y viajando por las aldeas costeras para entrevistar a 60 mujeres de diferentes edades. Encontró a 25 mujeres cuyos úteros habían sido quirúrgicamente removidos tras sufrir infecciones, y otros datos de personas con enfermedades relacionadas con el agua. Visitó hospitales y clínicas, recolectó registros públicos y habló con doctores y trabajadores sanitarios para descubrir por qué las mujeres —incluso las niñas— estaban sufriendo infecciones vaginales debido a la salinidad a la que estaban expuestas. A pesar de que los expertos médicos le dijeron que remover los úteros de las mujeres no es el mejor tratamiento, la investigación encontró que para las mujeres que viven en la pobreza, la necesidad de permanecer activas dentro de su familia, así como la falta de orientación médica adecuada, resultaba en que muchas sintieran que no tenían otra opción.

Desinfectante tóxico 

Al inicio de la pandemia, se disparó la demanda de desinfectante de manos. En Bangladesh, las principales marcas locales aumentaron la producción mientras que surgían nuevas compañías con el afán de satisfacer la creciente necesidad. Parvez Nadir Reza, un periodista investigativo de Ekattor Television, desconfiaba de la calidad de algunos productos por lo que recolectó varias muestras y las mandó analizar en el laboratorio de la Universidad de Daca. Ahí, se encontraron resultados alarmantes.

Según informó el laboratorio, la compañía estaba utilizando metanol, un tipo de alcohol que es tóxico para la piel pero más barato que los reactivos recomendados como el etanol y el alcohol isopropílico. Entonces, el periodista llevó 18 muestras de diferentes desinfectantes de manos —incluyendo la marca líder— al Consejo de Investigación Científica e Industrial de Bangladesh. Sus investigadores no solo confirmaron los hallazgos, sino que descubrieron que otras compañías no habían seguido las pautas de la Organización Mundial de la Salud para producir desinfectantes de manos con base de alcohol. La compañía en cuestión fue multada y se le ordenó retirar todos los desinfectantes de manos de ese lote del mercado después de que las autoridades realizaran una redada en su almacén. 

Órdenes de ropa canceladas 

La confección de ropa es uno de los principales motores de la economía de Bangladesh y da empleo a alrededor de 4 millones de trabajadores, la mayoría mujeres. Pero poco después de que iniciara la pandemia, comenzaron a filtrarse noticias de que los grandes vendedores estaban cancelando enormes órdenes de compra, poniendo en riesgo el sustento de los exportadores y obreros. The Daily Star recolectó y analizó los datos para comprender la gravedad del problema y cómo la situación estaba impactando a la industria. Los periodistas descubrieron que 1,931 compradores, la mayoría de América del Norte y Europa, habían atrasado, pausado o cancelado órdenes con un valor de $37,000 millones en el primer trimestre de la pandemia. Entrevistaron a 20 proveedores que ya habían pagado por la materia prima para las órdenes, usando préstamos de bancos para cubrir los gastos, y que ahora tenían problemas para pagar a sus empleados. Mientras que algunos compradores restablecieron sus órdenes a finales de mayo, la mayoría “pedían enormes descuentos por bienes que ya habían sido producidos o retrasaban sus pagos desde seis meses hasta un año”, según descubrió el reportaje. Los periodistas se dirigieron a las principales organizaciones de derechos de compradores y trabajadores, solo para descubrir que las marcas habían “hecho oídos sordos a las quejas”. 

Para más historias publicadas en 2020 en Bangladesh, haz click aquí. 

Lecturas adicionales

Nuestra selección de historias de investigación de América Latina – 2020

Mis herramientas favoritas 2020: Los mejores periodistas de investigación nos cuentan qué usan 

Lo mejor del 2020 en GIJN en español

Leave a Reply

Your email address will not be published.