El poder de los chats filtrados y la reportería de investigación del CPI en Puerto Rico

Print More

English

Photo: Mari B. Robles López / Centro de Periodismo Investigativo (CPI)

Cuando los periodistas del Centro de Periodismo Investigativo de Puerto Rico (CPI) publicaron cientos de páginas de un chat filtrado de Telegram que involucraba a altos funcionarios del gobierno, no podían imaginarse que provocarían protestas callejeras masivas y la renuncia del gobernador. El CPI -una organización sin ánimo de lucro y miembro de GIJN, integrada por 10 reporteros y editores a tiempo completo- venía haciendo ya otras denuncias importantes y una labor de seguimiento al gobierno, al exponer cómo la cifra de muertos por el huracán María en 2017 era muy superior a lo que admitía la versión oficial.

Fue el pasado mes de julio cuando publicaron las 889 páginas de documentos filtrados, que eran mensajes destacados de un chat grupal privado en Telegram. Los memes y textos intercambiados en esta conversación por el entonces gobernador Ricardo Rosselló y su círculo íntimo, incluidos los miembros del gabinete y los principales asesores, pintaban una pésima imagen: la discusión incluía insultos y comentarios despectivos sobre muchas personas diferentes, entre ellos el cantante Ricky Martin, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, así como bromas sobre las víctimas del huracán María. Algunas páginas de esta conversación se habían filtrado previamente a la prensa, pero el efecto de las 889 páginas completas fue explosivo, mostrando un aparente desprecio por muchos de los problemas que afectan a los puertorriqueños, desde el desempleo hasta la recuperación tras los huracanes.


Días después de esta bomba noticiosa, CPI publicó un segundo artículo que reveló lo que llamó “la corrupción detrás de la conversación”. Este informe revelaba un esquema complicado mediante el cual colaboradores cercanos del gobernador, habrían saqueado fondos públicos con su conocimiento. Varios miembros del chat de Telegram estaban involucrados, según la investigación de CPI.

Estos reportajes tuvieron tal impacto que desencadenaron protestas masivas en toda la isla, y culminaron en la renuncia del gobernador Rosselló el 24 de julio.

Gaelle Faure, de GIJN, habló con la editora ejecutiva de CPI, Carla Minet, para analizar lo que fue un verano intenso y analizar lo que sigue para su equipo.

Cuando publicaron por primera vez la conversación filtrada de Telegram, ¿qué reacción esperaban?

Carla Minet. Courtesy: Centro de Periodismo Investigativo (CPI)

Carla Minet: Sabíamos que tendríamos mucho tráfico. ¡Pero no tuvimos tiempo de pensar en otros posibles resultados, como el que resultó ser el real! No tuvimos tiempo porque una vez que obtuvimos el documento del chat y lo revisamos, supimos que teníamos que publicar lo más rápido posible. Fue explosivo. Así que estábamos pensando principalmente en la necesidad de publicar esa información, con la reportería adecuada.

¿Qué nos puede decir acerca de cómo obtuvieron la conversación de Telegram? 

Minet: Puedo decirle que habíamos estado trabajando en una investigación durante algunas semanas en ese momento, y que esta investigación incluía a algunos de los miembros del chat, al menos a cuatro de ellos. Entonces, en ese proceso, nos pusimos en contacto con una fuente que sabíamos tenía acceso al chat. En ese momento, algunas páginas del chat ya se habían filtrado en diferentes medios de comunicación. Así que se había creado una especie de expectativa sobre las 889 páginas completas del chat. Todos las estaban buscando. Le pedimos a la fuente que nos diera el documento completo, porque la fuente inicialmente quería filtrar páginas específicas. Nosotros dijimos que no, que necesitábamos ver el documento completo, porque no queríamos ver algo parcial que mostrara cosas fuera de contexto. Y también porque necesitábamos todo el documento para corroborar partes de nuestra investigación.

Decidieron publicar las 889 páginas del chat en su formato original: emojis, GIF y todo. ¿Era importante para ustedes que los lectores pudieran ver la conversación en su totalidad?

Minet: Definitivamente. Hubo tantas conversaciones importantes allí que fueron irrespetuosas o insultantes, para tantos funcionarios, artistas o comunidades diferentes, que pensamos que era muy relevante que la gente viera todo el documento. El tono, la complicidad, eso es algo difícil de obtener si no se ve todo el hilo. No habría sido justo publicar algunas partes y mantener oculto el resto de lo que se dijo. Desde el principio, sabíamos que teníamos que publicarlo todo.

El ex gobernador Ricardo Rosselló. Photo: Gabriel López Albarrán / Centro de Periodismo Investigativo (CPI)

Pocos días después, publicaron una historia importante sobre cómo los miembros de la conversación de chat habían “saqueado fondos públicos”. ¿Puede contarme un poco sobre el origen de esta investigación?

Minet:Esa investigación comenzó un poco más de un mes antes de que se publicara. Sentimos curiosidad porque escuchamos una entrevista por radio con Raúl Maldonado, quien era el secretario del Tesoro en ese momento, diciendo que había una red de corrupción dentro de las agencias gubernamentales. Más tarde ese día, fue despedido por el gobernador. Esa fue la chispa que nos llevó a iniciar formalmente la investigación. A partir de ese momento, hubo arrestos de algunos funcionarios del gobierno por parte de las autoridades federales de los EE. UU., como la Secretaria de Educación, Julia Keleher, y una de las principales autoridades del departamento de salud, Angela Avila. Así que nuestra investigación tenía como objetivo conectar esos puntos y probar una hipótesis que teníamos: que el gobernador y sus colaboradores más cercanos estaban involucrados y tenían conocimiento de este esquema de corrupción.

Comenzamos a encontrar fuentes de lados muy diferentes, incluso políticos, que coincidían en términos de esta información. Salimos para realizar la mayor cantidad de entrevistas posible, para corroborar documentos exactos, fechas exactas, horas y lugares exactos en los que se llevaban a cabo las reuniones, se intercambiaba información y se hacían tratos. Y hablamos con más de 30 fuentes para corroborar los diferentes detalles de los hallazgos que comenzamos a hacer. El chat de Telegram también corroboró algunas de las relaciones entre algunos de estos individuos, eventos específicos y el tono en el que se hablaban. El chat demostró el nivel de confianza y familiaridad entre ellos, y con qué frecuencia se comunicaban.

El equipo de CPI. Cortesía: Centro de Periodismo Investigativo (CPI)

¿Hubo algún desafío específico con el que se encontraron?

Minet:Nos enfrentamos a los desafíos habituales de hacer una investigación de este tipo, en términos de que muchas de las fuentes son anónimas. Tenemos algunas fuentes muy importantes en el registro, pero la cantidad de trabajo y entrevistas que haces … Nunca puedes sacar todo eso por el riesgo que corren algunas personas. Entonces, diría que la parte más difícil fue, al principio, hacer que la gente se sintiera cómoda hablando con nosotros, y luego corroborar todas esas versiones y darle sentido a la línea de tiempo. Fue una investigación clásica en ese sentido.

Lo que quizá sea menos clásico es el impacto que tuvo: ¿alguna vez pensó que estas historias provocarían una protesta tan grande y que el gobernador terminaría renunciando?

Minet:El día antes de que íbamos a publicar [la primera historia], buscamos las versiones de, al menos, cuatro de los funcionarios públicos que estaban en el chat y, por supuesto, el gobernador. Y hubo un completo silencio de su parte. Ya habían reconocido las primeras filtraciones del chat en una conferencia de prensa y pidieron perdón. También corroboramos fechas y eventos específicos en el documento que podrían verificarse. En ese momento, teníamos muy claro que estaban en grandes problemas si no podían negar haber sido parte del chat, o si no podían cuestionar ni siquiera la veracidad del documento.

Los insultos estaban mal -las burlas, el acoso y la homofobia- pero nos enfocamos en las ilegalidades. Entonces, desde el principio supimos que la historia tendría consecuencias legales. En ese momento, jamás nos imaginamos que socialmente tendría un impacto tan grande. La gente reaccionó de una manera muy poderosa. Es comprensible que reaccionaran de esa forma, pero como periodista, siempre esperas que eso pase con cada historia que publicas, y eso no suele ser lo que sucede. Entonces fue inesperado en ese sentido.

Photo: Mari B. Robles López / Centro de Periodismo de Investigación (CPI)

¿Por qué cree que fue esta historia la que puso a la gente al límite?

Minet:Los puertorriqueños han soportado una crisis fiscal y económica durante más de una década. Hemos estado en un proceso de bancarrota durante tres años y hemos estado lidiando con una junta de control fiscal impuesta por el gobierno de los Estados Unidos que toma decisiones, en lugar de nuestro gobierno electo. Y luego, los huracanes Irma y María azotaron en 2017. Entonces, cuando juntas todas estas cosas y miras cómo las condiciones de vida de las personas han empeorado en muchos aspectos en los últimos años, en términos de salud, en términos de empleo, oportunidades educativas y, en general, entonces tienes una bomba de tiempo real. Todas estas condiciones oprimían  a la gente y les hacían sentir que el gobierno no era justo con ellos. Y luego, cuando ves esta burla, este desprecio hacia las personas, a las mujeres, a los LGBT, a las personas muertas … Las personas son sensibles, y cuando leen esto, creo que les llegó muy hondo.

¿Cree que alguna de estas historias, la primera historia sobre el chat de Telegram o la segunda sobre el esquema de corrupción, habría tenido un impacto tan grande si se hubieran publicado por su cuenta?

Minet:Definitivamente no. Para mí está muy claro que uno sin el otro no habría causado el mismo impacto. Aunque el chat fue importante y fue la parte que llamó la atención de todos, la historia sobre la corrupción profundizó la información en términos de entender que esto no solo era un problema de carácter con estos funcionarios, sino que también era un problema sistémico muy profundo en nuestro gobierno. Entonces los veo como una unidad. La razón por la que no pudimos publicarlos al mismo tiempo fue porque la historia de corrupción no estaba lista. Teníamos fuentes que todavía no habían corroborado ciertos detalles. Pero, por supuesto, una vez que publicamos el chat, trabajamos día y noche para terminar la segunda historia.

CPI ha publicado muchas otras investigaciones en los últimos 11 años. ¿Puede contarme algunas de las historias que tuvieron el mayor impacto?

Minet: Una de las que fue muy importante, en términos de impacto social, fue sobre las cenizas de carbón en la parte sur de Puerto Rico. Hay una planta de carbón que contaminó pueblos puertorriqueños, y contamos una historia sobre cómo esto también sucedió en la República Dominicana.

También publicamos una gran investigación sobre Monsanto en la isla. Puerto Rico es uno de los primeros lugares para experimentar con semillas de Monsanto, y reciben muchas reducciones de impuestos e incentivos para estar aquí. Puerto Rico ha sido muy generosa con las multinacionales en términos de darles incentivos. Somos como un paraíso fiscal para muchas de ellas.

Los muertos por el huracán María fue una gran historia para nosotros. Todo comenzó cuando empezamos a ver que había muchos más cadáveres [de lo que dijeron los funcionarios], e hicimos una estimación de lo que sería la cifra final de muertos. Utilizamos los números que recibíamos de hospitales y gobiernos locales. Nuestro número era casi 10 veces más de lo que decía el gobierno. Entonces, como parte del proceso de seguimiento, hicimos crowdsourcing, obtuvimos cientos de datos de personas cuyos familiares habían muerto. Esta investigación también motivó una protesta pública contra el gobierno. La gente organizó una gran cantidad de eventos públicos y protestas, y creó un monumento conmemorativo donde trajeron zapatos de sus difuntos como una forma de recordar a los muertos.

Destrozos que dejó el Huracán María. Photo: Centro de Periodismo Investigativo (CPI)

Escuché que ha tenido que ir tribunales muchas veces…

Hemos estado en tribunales alrededor de 20 veces. Cuando nuestros reporteros enfrentan desafíos para obtener acceso a documentos públicos, vamos a la corte para obtenerlos. Tenemos representación legal a través de una clínica jurídica en la facultad de derecho de la Universidad Interamericana. Este litigio a veces lleva algunas semanas, a veces uno o dos años. Pero siempre terminamos recibiendo los documentos. Tenemos un derecho constitucional al acceso a la información, pero eso no es muy conocido entre los funcionarios del gobierno, que pueden ser muy arbitrarios con los documentos. Hemos demandado principalmente al gobierno de Puerto Rico, pero también al gobierno federal de los EE. UU. Y a la Junta de Control Fiscal.

CPI comparte sus historias con otros de forma gratuita. ¿Puede explicar cómo funcionan esos acuerdos con otros medios?

Minet:Tenemos al menos 10 socios de medios en Puerto Rico, que son otros medios de comunicación en línea, pero también agencias de prensa, radio, televisión y noticias. También traducimos las historias y tenemos socios de medios en los Estados Unidos, como el Miami Herald, Latino USA y Latino Rebels, entre otros. Enviamos las historias bajo embargo hasta un momento acordado, y nuestros socios deciden si quieren publicarlas.

El CPIPR ha recibido mucha atención en los últimos meses, incluso de celebridades como Lin-Manuel Miranda. ¿Cómo ha impactado eso? ¿Han visto un aumento en las donaciones?

Minet: Ha sido una locura. Hemos recibido muchas donaciones, de todas las formas disponibles para donar: cumpleaños de Facebook, recaudación de fondos de Facebook, PayPal, cheques por correo … No lo pedimos, así que fue muy emotivo para nosotros ver que esto sucedía de una manera muy auténtica y espontánea. Es demasiado pronto para números exactos, pero creo que hemos aumentado al menos 300% en donaciones individuales.

¿Cómo se financia el CPI, aparte de las donaciones individuales?

Minet: A través de fundaciones locales de Puerto Rico y fundaciones de EE. UU. Nuestros principales financiadores incluyen a la Red de Fundadores de Puerto Rico, Open Society Foundations, Ford Foundation, Oxfam America, Fundación Segarra Boerman y María Fund, entre otros. También hacemos eventos, y en esos eventos, hacemos patrocinios corporativos. Vendemos camisetas, bolsos … ¡todas las formas habituales en que las organizaciones sin fines de lucro logran recaudar fondos!

Este año, nuestro presupuesto es de $ 1 millón. Pero comenzamos en 2007 con un presupuesto de cero dólares. Nos tomó más de un año establecer los conceptos básicos de la organización: crear una junta directiva, instalarnos en una oficina y comenzar a operar formalmente. Nuestros fundadores hicieron mucho trabajo pro bono en ese momento. Los primeros años, la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana alojó al CPIPR y también patrocinó parte de su operación, y la primera subvención importante que obtuvimos fue de la Fundación Ética y Excelencia en Periodismo. Fue entonces cuando CPIPR pudo contratar a su primera directora ejecutiva, Laura Candelas.

CPI luchó durante años para recibir atención y financiación. ¿Qué le recomendaría a otras organizaciones de investigación sin ánimo de lucro que trabajan en condiciones igualmente difíciles?

Minet:Solo hazlo. Es un proyecto muy desafiante y debes ser muy consistente y persistente para ganar confianza y credibilidad, para ganarte un lugar en la mente de una audiencia que está acostumbrada a tener contenido liviano o información filtrada políticamente. Además, ser una organización sin fines de lucro plantea barreras adicionales: el crecimiento es más lento que un medio de comunicación habitual que comienza con capital inicial o inversores o publicidad. Pero cuando tienes los socios apropiados, eliges un equipo que es apasionado y prometedor, los capacitas continuamente y te comprometes con la comunidad y ganas su confianza, puedes llegar a un punto en el que tienes una operación exitosa. Tu trabajo periodístico tiene que ser incuestionable, blindado, siempre. Eso es lo principal.

¿Qué se viene para el CPI?

Minet:Estamos muy entusiasmados con las personas que están interesándose por nuestro trabajo, desde que sucedió todo esto. Creemos que hay muchas expectativas en este momento, por lo que estamos tratando de lidiar con eso y mantener el buen trabajo. Son tiempos muy interesantes: hemos tenido la oportunidad de poner en perspectiva lo que el periodismo puede hacer para cambiar las cosas en la sociedad. Eso nos da esperanzas. Y, por supuesto, estamos trabajando en más investigaciones. La recuperación después del huracán María ha sido muy lenta, y reunimos un equipo especial para seguir historias que explican cómo se han distribuido los fondos de recuperación, cómo se ha gastado el dinero, por qué no está llegando a donde debe ir, etc. Y, por supuesto, continuaremos haciendo más historias sobre corrupción, acuerdos corporativos, etc., ¡como siempre!


Carla Minet es una de las panelistas invitadas a la XI Conferencia Global de Periodismo de Investigación esta semana en Hamburgo, Alemania. Estará hablando sobre corrupción en obras públicas y cómo investigar desastres naturales.

Gaelle Faure es la editora asociada de GIJN. Antes trabajó para  France 24, donde se especializó en verificación e historias gestionadas a través de redes. También trabajó como editora de News Deeply y como reportera para la revista Time. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *