Mis herramientas favoritas: Marcela Turati de Quinto Elemento

Print More

English

Para nuestra serie Mis herramientas favoritas hablamos con la periodista independiente mexicana Marcela Turati, cofundadora de Quinto Elemento Lab, sobre los recursos que usa para investigar historias acerca de desapariciones.

Turati, quien antes era reportera para la revista Proceso, ha ganado numerosos premios, incluyendo un Premio WOLA de Derechos humanos y el Premio Moors Cabot 2019, por su reporteo sobre el impacto invisible de la guerra contra las drogas en México, a pesar de los graves riesgos para ella y sus colegas.

En 2006, Turati identificó un nuevo fenómeno en México: las organizaciones criminales y los carteles de drogas comenzaron a “desaparecer” personas a gran escala, con operaciones que iban desde asesinatos ocultos hasta reclutamiento forzoso, muchas veces con protección o ayuda de las autoridades gubernamentales. En 2018, ella y su equipo de colegas usaron solicitudes de información pública y otros métodos para revelar una red de al menos 1,978 fosas clandestinas por todo México, donde estaban enterrados los cuerpos de al menos 2,884 personas desaparecidas entre 2006 y 2016.

Ahora Turati ayuda a coordinar el proyecto de periodismo colaborativo “A dónde van los desaparecidos”, que revela los patrones, facilitadores y los motivos detrás de las desapariciones forzosas. 

Los desaparecidos solían terminar en “cárceles militares”. Hoy en día, según Turati, la gente aparece en campos de esclavos, plantaciones de marihuana, depósitos y casas de seguridad urbanas. “Ahora hay redes de tráfico para esclavos sexuales, para drogas, para los migrantes”.

Marcela Turati

La semana pasada, Turati fue panelista en la serie de seminarios online de GIJN Digging into Disappearances: Organized Crime and Missing People, donde se presentó en inglés. Esta semana presentó el foro en español, acompañada por Oscar Martínez, editor de investigaciones especiales en El Faro.

Aunque las fuentes principales son familias y sobrevivientes, a quienes ella minuciosamente examina, entrevista, protege y remite a organizaciones no gubernamentales de apoyo, aquí encontrarás algunas de las herramientas que Turati considera las más confiables para investigar desapariciones:

Equipos forenses sin fines de lucro

“En el caso de [análisis forense para] entierros clandestinos, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) es muy bueno; el Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF) y el Equipo de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) también son de renombre.”

“Necesitas expertos independientes para ayudarte a leer archivos forenses. Debes preguntarles “¿Es posible que el gobierno esté en lo correcto en cuanto a esta información de ADN?”, “¿Es posible extraer ADN de un cuerpo en esta o aquella condición?” En un caso sobre la muerte de un inmigrante, compartimos nuestra hoja de cálculo de Excel de personas desaparecidas creada sacando información de los medios y redes sociales para el área para la que el equipo argentino estaba evaluando unos huesos, así que las coincidencias ayudaban a identificar cuerpos”.

“La Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas recupera muchos restos, y tienen una metodología interesante. También hay grupos como Arquitectura Forense. Ensamblan piezas así que puedes ver la cronología y distintos escenarios; increíbles modelos 3D”.

TweetDeck y Facebook

TweetDeck es muy importante, porque los testigos y la gente en los vecindarios puede hablar sobre estos secuestros minutos después de que suceden. En TweetDeck se puede buscar esas conversaciones específicas en Twitter.

Durante ocho años, hemos intentado reconstruir las desapariciones y asesinatos de inmigrantes en San Fernando a manos del cartel Los Zetas con ayuda de la policía municipal. Publicamos un sitio web al respecto. Muchos asesinatos de inmigrantes ocurrieron en una autopista cerca de la frontera con Laredo, Texas. Pensamos que hay al menos 500 personas en una fosa común cerca de allí. Lo que intentamos hacer es explorar TweetDeck y Facebook para ver quién publicó algo relacionado. También pedimos información en Twitter y Facebook. Creamos una línea de tiempo de todas las personas que desaparecieron en esas autopistas”.

Libertad de información y solicitud de registros públicos

“Con los registros de información pública mexicanos creamos nuestro mapa de fosas comunes. En algunos casos usamos FOIA, porque queremos saber lo que la embajada americana [en México] envía al Departamento de Estado, porque a veces tienen pistas a las que de otra manera no tendríamos acceso”.

Google Earth e imágenes satelitales

Google Street View capturó una imagen de chicas desaparecidas, que después fueron halladas en un desierto. Captura de pantalla

“Cuando desaparecieron 43 estudiantes en 2014, el gobierno afirmó que los cuerpos de  los estudiantes habían sido quemados; que hubo un gran incendio en un vertedero. Hablamos con personas que trabajaban en el vertedero que no vieron ningún incendio. Después buscamos las imágenes satelitales. Estas pueden mostrar evidencias y también comprobar las afirmaciones de las autoridades; vale la pena pedir a las compañías satelitales si pueden ayudar [sin costo]. Desafortunadamente, las nubes no permitieron tener las imágenes.

“Pero luego, el equipo forense de Argentina usó Google Earth y encontró imágenes del pasado. Vieron cómo no había fuego en las imágenes; el suelo no estaba negro como si hubiese habido un incendio. Ahora sabemos que el gobierno mintió. Google Street View es increíble. Hubo un caso en el que desaparecieron chicas que luego fueron halladas muertas en el desierto, enterradas. Cuando alguien revisó en Google Street View años después, encontraron esta imagen de las chicas en la calle, mientras el culpable las observaba. Teníamos esta información en las narices”.

Registros telefónicos y de tarjetas de crédito

Imagen: Pexels

“Necesitas permiso y la cooperación de las familias de las víctimas para hacer seguimiento de la ubicación previa de sus tarjetas de crédito y teléfonos. Lo primero que haces es buscar si se usaron tarjetas de crédito, Uber y cuentas bancarias, porque a veces los secuestradores obligan a la víctima a retirar dinero. Debes intentar obtener acceso a las cámaras de la calle. Si puedes conseguir el GPS del celular, puedes intentar registrarlo, para pedirle a la empresa telefónica la ubicación y la dirección IP. Pero las empresas telefónicas en México nunca ayudan a los periodistas directamente, e incluso a las autoridades les toman unos tres meses rastrear la ubicación de celulares. En México, muchas personas pagan por la ayuda directamente a los empleados de la empresa, así que muchas veces alguien sabe. Pero recuerda que no eres la policía”.


Rowan Philp es un periodista de GIJN. Rowan fue el reportero principal para el Sunday Times, de Sudáfrica. Como corresponsal extranjero, hizo reportajes de noticias, política, corrupción y conflicto en más de dos docenas de países del mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *